publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿Qué es el elogio?

Perfilando

Es una alabanza de las cualidades de alguien, es el reconocimiento de los méritos de una persona, de una cosa, mediante expresiones, o de decir algo favorable. Es aclamación, es un cumplido. El elogio consiste en una afirmación que se realiza en privado o en público.

Hay también elogios ineficaces, esos que no se deben hacer, no hay que excederse. O esos elogios que se ven fingidos, por quedar bien, por adular a alguien, por ejemplo a alguien con un buen puesto, además, de tanto decírselos, se los creen. Pobres de ellos, cuando ya nadie abre la boca.

Las personas a veces necesitamos que nos alienten, a veces se necesita sentir la calidez de los que te quieren, no siempre hay que darlo por hecho de que ya lo saben. Una buena vida familiar necesita de los elogios de los padres a sus hijos, y de los hijos a sus padres.

El elogio hace que la gente dé lo mejor de sí, pero el que hace el elogio también se siente satisfecho de haber creado en su amigo, en su hijo, o en otras personas, un sentimiento muy especial. Hay que decir lo bueno de las personas, de tu familia, de tu vecino, de los que nos gobiernan, hay cosas buenas en todos, pero nos fijamos nada más en las malas, no eres tú, somos todos. Así como no estamos de acuerdo en lo malo y criticamos, hay que echar porras a las buenas acciones, a las buenas personas, que de verdad somos más los que queremos el bien que los que hacen mal. No nos vayamos con la finta de que todo está perdido.

Este es un escrito que me gustó a propósito de; LA TERAPIA DEL ELOGIO

Renombrados terapeutas que trabajan con familias, divulgaron una reciente investigación donde se hace notar que los miembros de las familias en general están cada vez más fríos, no existe más cariño, no se da más valor a las cualidades, sólo se escuchan críticas.

Las personas están cada vez más intolerantes y se desgastan dando valor a los defectos de los otros. Por eso las relaciones de hoy no duran. La ausencia del elogio está cada vez más presente en las familias de media y alta renta. No vemos a los hombres elogiando a sus mujeres, o viceversa, no vemos a los jefes elogiando el trabajo de sus subordinados, no vemos nunca a los padres e hijos elogiándose, no vemos a los amigos haciéndolo.

Sólo vemos personas superficiales, dando valor a artistas, cantores, por consecuencia son personas que tienen la obligación de cuidar del cuerpo y del rostro. Esa ausencia de elogio ha afectado mucho a las familias. La falta de diálogo en sus hogares, el exceso de orgullo impide que las personas digan lo que sienten y llevan esa carencia para dentro de los consultorios. Destruyen sus matrimonios y acaban buscando en otras personas lo que no consiguen dentro de casa.

Comencemos a dar valor a nuestras familias, a nuestros amigos, a alumnos, subordinados. Vamos a elogiar al buen profesional, la buena actitud, la ética, la honradez, la belleza de nuestros compañeros o nuestras compañeras, el comportamiento de nuestros hijos.

Vamos a observar lo que las personas gustan. El buen profesionista, el buen hijo, el buen padre, la buena madre, el buen amigo la buena ama de casa, la mujer y el hombre que se cuida... En fin, vivimos en una sociedad en la que uno necesita del otro, es imposible vivir solo y aislado, y los elogios son la motivación en la vida de cualquier persona.

¿Cuántas personas podría usted hacer feliz hoy, elogiándolas de alguna manera?

¡Entonces elogie a alguien hoy! ¡Yo comienzo! Ustedes, tú eres algo muy especial y, con seguridad, el mundo es más bonito porque tú estás en él, y eso te lo digo yo.

P-D.- Por mi parte, gracias a mis lectores, a algunos no los conozco pero, por lo que me escriben, los admiro y me siento halagada. Abrazos. ///

[email protected]