Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

*¿Qué hacer con mi debilidad? *El don de la fortaleza

LA VOZ DEL PAPA

El papa Francisco se refirió recientemente al don de fortaleza, con el que el Espíritu Santo nos sostiene en nuestra debilidad y nos ayuda para acometer grandes retos de orden sobrenatural. Y dado que todos estamos llamados al gran reto de alcanzar la vida eterna, de lograr la santidad, nos resulta imprescindible este don. Ante situaciones difíciles y dolorosas, el Papa invitó a recordar y repetir las palabras del apóstol San Pablo cuando se sentía débil: "Todo lo puedo en aquel que me da la fuerza". El Espíritu Santo limpiará de nuestros corazones los temores e inquietudes que lo atribulan. //Es sorprendente que los mártires del cristianismo hayan sido tan fuertes al dar su vida, algunos siendo devorados por las fieras. Fue gracias a esta fortaleza divina. Tal fue el caso de Apolonio, hombre conocido por su fe cristiana, detenido en el año 185. El juez pagano no entendía por qué no honraba al César como dios. El juez le preguntó: "Entonces, ¿tienes ganas de morir?". El futuro santo respondió: "Mi deseo es vivir con Cristo; el amor a la vida no me hace tener miedo a la muerte". Pero este don no solo resplandece en situaciones extraordinarias. Conocemos gente que vive situaciones difíciles y dolorosas, que lucha para educar a sus hijos, por llevar adelante a su familia, a su trabajo y a su fe; para ser buenos padres, madres, hermanas o hermanos… En ocasiones hacen falta fuerzas para resistir un ambiente adverso a los principios y creencias. Nos hará bien acordarnos de su ejemplo y preguntarnos: ¿Si ellos pueden hacerlo, por qué yo no?, y pedirle al Señor que nos dé el don de la fortaleza.// A veces, dice el Papa, nos dejarnos vencer por la pereza o el desaliento. Pero no nos desanimemos, sino que invoquemos al Espíritu Santo, para que alivie nuestro corazón y nos comunique una nueva fuerza y entusiasmo a nuestra vida y a nuestro seguir a Jesús. El Señor nunca nos prueba más de lo que podemos soportar. Él está siempre con nosotros. Recordemos, "todo lo puedo en Aquel que me da la fuerza".