Opinión

¿Qué recordar de 2014?

RINCÓN BEISBOLERO
Avatar del

Por: José Carlos Campos

Para el amigo Polo, al que acompañamos en su batalla que sabemos ganará. Ni tan altas las trancas ni tan grande el brinco. ¡Ánimo!

Fechas. Casi por extinguirse el mes de agosto, estamos por entrar al último cuarto del año, cuatro meses en los cuales se verá el cierre de la pelota de verano –Grandes Ligas y Liga Mexicana– y el inicio de la pelota invernal. Discurre, pues, el 2014 y en el recuerdo, hasta ahora, muy poco para celebrar en el ámbito nacional.

Que si subimos la mira y apuntamos hacia las Mayores, campaña en la cual los destellos de los jugadores aztecas han sido más escasos que frecuentes, con actuaciones destacables, sí, pero nada sobresaliente… al menos hasta ahora.

Sí, han ganado juegos Yovani o De la Rosa, pero marcas lejanas de ser de impacto.

Buena temporada en lo general de Óliver Pérez en sus relevos, Joakim Soria pasó de Rangers a Tigres y el cambio de franela le trajo una lesión. Nada fuera de serie..., hasta ahora.

Que si hablamos de casos como el de Miguel Ángel González o Marco Estrada, apenas los chispazos, pero muchos batazos de por medio.

Bateadores. Que si es a la ofensiva, o es Adrián González jugando todos los días o es Ramiro Peña ocasionalmente con los Bravos. Muy en su ritmo el primero, en marcha a lo que será una temporada de 95 a 100 carreras producidas, pasando apenas los 20 cuadrangulares y debajo de las 300 milésimas.

Adrián terminará cumpliendo acorde a su nivel, sí, pero tal vez sin acercarse a los niveles de lucimiento como para ponerlo fuera de cuadro.

Ramiro, cumplidor, en sus buenos momentos pero no siendo regular aunque sea un pelotero instalado. Parece lo mismo pero no es igual.

Tendríamos que voltear hacia otros lares y en todo caso, señalar la actuación de Jorge Cantú en Corea y la Luis Alfonso Cruz y Luis Alonso Mendoza en Japón.

En todo caso, que si de destacar y sobresalir se trata, lo mejor estaría en lo que viene haciendo Julio Urías en las Menores, por lo que promete, por lo que deja vislumbrar, por lo que puede ser en los años por venir.

Sí, hablamos de la clase A avanzada.

Tribulaciones. Muy repasado el tema de la LMB, reiterar solamente que la actual campaña del viejo circuito tal vez dejó lo mejor para el final, que lo recorrido hasta ahora tuvo sus momentos más altos en lo que sucedió en la parte fuera del terreno de juego.

Que si nos apegamos al espíritu de lo que se trata la LMB, digamos que "desarrollar" peloteros, lo más relevante quedaría en el buen número de jóvenes llamados desde las ligas norte (de México y de Sonora) para hacer su debut en sociedad.

Eso, desde nuestra óptica, sería lo más destacado antes de meternos de lleno en lo competitivo, en donde realmente la tarea por encontrar lo destacable es poco menos que fatigosa.

Sentencia. Aún antes de que llegue la etapa invernal y que pueda surgir algo que caracterice de bien a bien el año que en cuatro meses y fracción culminará, de lo que se deja constancia es que el beisbol mexicano parece estar en un impasse en el cual lo bueno, o lo notable, queda postergado para más tarde.

No hay adiciones al elenco nacional en las Grandes Ligas, los extranjeros arrasaron con los números en LMB, lo mejor que se ve está en la clase A avanzada y encontrar algo más parece labor para el "Inspector Araña". Cuatro meses y sabremos si algo cambia el panorama, pero por lo pronto, a esperar que 2015 sea más de realidades que "promisorio".