Opinión

Que siempre no…

LÍNEAS EXTRAÑAS
Avatar del

Por: Osvaldo León

Los diputados del Congreso del Estado nunca imaginaron el enredo en el que se meterían al aprobar reformas a la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del Estado y a la Ley de Seguridad Pública que limitan la labor periodística de los reporteros. ¿Cómo pensaron que los periodistas y la sociedad en general aceptarían una iniciativa que establece que los medios de comunicación tendrían acceso a la información de las investigaciones solamente a través de los boletines de prensa emitidos por la Unidad de Acceso? Peor aún, que establece que en ningún caso se podría autorizar a los medios de comunicación el ingreso a los lugares de los hechos, la toma de audio, video o fotografía a las personas involucradas en un evento delictivo. Fue tanto el rechazo, que medios estatales, nacionales e internacionales la consideraron inaceptable y como un atentado a la llamada libertad de expresión. Y entre el enredo, las que se llevaron las palmas de oro fueron las diputadas Flor Esther Gastélum, de Sinaloa municipio, y Sylvia Myriam Chávez, de Guasave; la primera por haber declarado que ella tampoco leyó ni analizó esta reforma en particular; "es que el trabajo en el Congreso no es necesariamente que yo tenga que leer toditas las leyes, imagínate, para eso hay comisiones", dijo. La segunda diputada declaró: "¡Somos unos burros!". (Refiriéndose al total de diputados), al mismo tiempo que reconoció haber votado a favor del dictamen: "La verdad, sí lo voté; la verdad no me di cuenta y firmé el dictamen también; no me di cuenta, hablo con las verdades. Yo no me las como ardiendo, pero sí les digo que en esta ocasión me pongo a pensar porque es una iniciativa de ley que afecta a los periodistas", dijo. Ni hablar. Lo bueno que a raíz del escándalo el Congreso dio marcha atrás y anunció anular esta disposición durante un periodo extraordinario que se desarrollará el jueves 21 de agosto.

escribiendolineas@hotmail.com