Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Recordarlo y vivirlo como la primera vez

Por: Enrique Kerlegand

El 27 de diciembre de 1982, Larry Feola se unió a la lista de los que han lanzado sin hit ni carrera en la LMP. Con los Algodoneros de Guasave ganó 2-0 a los Tomateros de Culiacán en 9 entradas).
AHORA que se acerca nuevamente la época de los playoff en la Liga Mexicana del Pacífico, puede ser oportuno recordar aquella historia de todo “Por Primera Vez”, aquellos días de enero que los playoff por primera vez tenían un destino, participar en la primera Serie del Caribe que el mes de febrero de 1971 se celebraría en San Juan, Puerto Rico.
JAMÁS se olvidará aquella serie por el campeonato entre los Naranjeros de Hermosillo y Cañeros de Los Mochis. Muy placentero recordar ese evento para este servidor, siendo uno de los comunicadores (trabajaba para El Heraldo de México) que estuvo presente en todo el recorrido: La serie por el campeonato de la LMP que por primera vez adoptó este nombre y luego el viaje a Puerto Rico.
EL tiempo apremiaba cuando se enfrentaron estos dos grandes equipos y llegó la noche del juego decisivo, se jugaba en el parque Fernando M. Ortiz de Hermosillo, Sonora. Allá por la séptima entrada se anotó la primera carrera y correspondió a los Cañeros que tomaron ventaja con cuadrangular de Aurelio Rodríguez, que por esos años ya era parte del beisbol de las Ligas Mayores. Lo conectó a Gary Rose que lanzaba buen juego. Pero en el cierre del inning tocó el turno de Bob Darwin y también despachó la esférica sobre las bardas para empatar el juego 1-1.
MANUEL Lugo entró en acción por los Naranjeros y para el noveno episodio ahí estaba, era el momento culminante con el juego empatado a una. Después que los Cañeros dejaron ir una buena oportunidad en la parte alta del inning, en el turno de los Naranjeros se produjo un hit de Héctor Espino por la tercera base después que Zoilo Versalles se ponchó. José Peña estaba en el montículo por los Cañeros, ya había recibido un aviso del bat de Darwin, cañonazo de faul por el izquierdo,  para llevar la cuenta a 1-1. Nuevamente se llenó de gloria el tremendo bateador Bob Darwin dando salvaje línea entre el left y center. Al pasar por la primera base siguió corriendo dando saltos de felicidad porque sabía que los Naranjeros se estaban coronando ganando 3-1. Se aseguraban el viaje a Puerto Rico.
FUE noche de fiesta en Hermosillo, los bares estaban a reventar y celebraban, pero el equipo no tenía tiempo, había que salir en la madrugada vía Nogales, Sonora y Arizona. Había que tomar el avión en Tucson, un chárter para viajar vía Dallas, Miami y destino final San Juan, Puerto Rico. Recuerdo que llegamos muy tarde de la noche y llovía con bastante intensidad, al grado que los Cangrejeros de Santurce todavía no eran campeones porque se suspendió su juego ante los Criollos de Caguas. Se retrasó la serie, en lugar del 5 de febrero empezó el día 6 y con eso, la falta de experiencia de una delegación debutante, no apartaron un día extra y para el día 7 sacaron todas nuestras cosas de los cuartos y nos mandaron al sótano donde improvisaron dormitorios como si fueran barracas. Todos perdimos algo en ese trajín. Y así terminó la primera experiencia en una Serie del Caribe.