Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Recordatorio

EDUCACIÓN, HOY

Una temporal y ligera conmoción provocó la semana pasada una marcha realizada por una considerable cantidad de habitantes de Culiacán y Guamúchil en la que se planteaba la liberación de un connotado líder empresarial de una actividad altamente lucrativa llamada narcotráfico. Muchas vestiduras fueron rasgadas. Muchos lamentos fueron lanzados al viento. Miles de no lo puedo creer y no puede ser cierto se repitieron por doquier ante tal suceso y, por supuesto, que la realidad se nos presentó de nuevo abofeteándonos la cara para recordarnos que eso siempre ha estado ahí junto a nosotros en los semáforos, en las tiendas departamentales, en las zonas habitacionales o de recreo; en la música, en los bancos, en las escuelas e iglesias… en todas partes. Hemos vivido tanto tiempo junto a ella que nos hicimos resistentes a sus secuelas de miedo, dolor y angustia pero también de cinismo e insensibilidad. Desde hace años nos dimos cuenta que los antihéroes se habían salido de la nota roja para hacerse nuestros vecinos y que habían bajado de la sierra cambiando sus sombreros y huaraches por gorras y tenis y que compartían sus costumbres y comidas con nosotros a tal grado que nos hicieron cambiar nuestros horarios de sueño porque empezaron poco a poco a hacerse dueños de las noches y madrugadas con ruidos y estruendos característicos de un subcultura construida con dinero fácil pero de alto riesgo, y convenimos con ellos un código jamás escrito pero siempre cumplido de no inoportunarlos a cambio de conservar mínimamente la posibilidad de vivir casi en arresto domiciliario pero en relativa tranquilidad, pues en otras latitudes del país… estaba peor. La pus que nos salpicó a todos hace unos días gracias a los manifestantes vestidos de blanco premiados con agua y tamales a la hora del crepúsculo nos recuerda que esa es la punta del iceberg de una realidad silenciosa, podrida y alimentada en las alcantarillas del poder público y privado y en los espacios familiares e individuales. La educación de nuevo camina en burro y su ausencia en jet. VALE.

[email protected]