Opinión

Récords y títulos

MI PUNTO DE VISTA
Avatar del

Por: Luis Alfonso Félix

Los tiempos modernos en el boxeo profesional permiten a los pugilistas disputar un cinturón mundial apenas abandonan el cascarón.

Boxeadores asiáticos y uno que otro europeo –el caso Vasyl Lomachenko, por ejemplo- saltan a la cima sin la experiencia y méritos suficientes, respaldados por la capacidad de sus promotores y el aparato publicitario que los rodea.

En el caso de Lomachenko, el ucraniano estuvo a punto de cincelar una hazaña tan increíble y sin precedentes, al intentar coronarse en su segunda batalla dentro del terreno profesional. La exitosa carrera en el amateur le otorgó esas facilidades de discutir un campeonato que a muchos de su peso, y en una larga lista de espera, nunca vieron esa luz de esperanza.

Lomachenko se topó con muro aquella noche enfrentando al sonorense Orlando "Siri" Salido, pero alcanzó y cristalizó su sueño unas semanas después, en su tercer compromiso, derrotando a Gary Russell Jr en Carson, California, convirtiéndose en monarca pluma de la OMB.

Pero el comentario viene a colación por otros deportistas como el caso de Omar Chávez, quien con un récord de 32 victorias y apenas 2 derrotas, no existe por el momento ni el más mínimo vestigio de que pueda obtener esa oportunidad titular.

La foja del "Bussinesman", y el glorioso apellido de una leyenda, en los tiempos actuales están más que sobradas como para sumar, al menos, una o dos batallas titulares.

Pero los obstáculos los ha creado, en parte, el propio hijo del extriple campeón mundial Julio César Chávez, por la poca consistencia y continuidad en tan peligrosa disciplina.

Omar es un peleador que, pese a sus 35 encuentros disputados, está todavía en ese proceso de aprendizaje, que puede ser la más contundente respuesta a los cuestionamientos del por qué no ha sido o disputado un campeonato del mundo.

Si bien es cierto que su hermano Julio César tocó el cielo en su confrontación número 45, la carrera del Junior fue más acelerada, peleando en 21 ocasiones durante el 2004 y 2005.

Combate. Omar tuvo una prueba de fuego en su más reciente combate contra Daniel Sandoval. "El Galeno" le metió las manos en serio, pero Chávez se defendió y atacó como debe hacerlo un boxeador de alcurnia y con hambre.

Después de esa batalla el "Bussinesman" se ha estado preparando, ahora sí a conciencia, para medirse al hermano del "Canelo" Álvarez, Ramón. Aquí la gran oportunidad es para el tapatío, quien con excepción del "Galeno", nunca se ha topado con alguien interesante.

¿Pero qué debe seguir para Omar después de este encuentro?

Es obvio que por su foja, edad y objetivos, tiene que ser forzosamente una contienda de campeonato mundial, siempre y cuando demuestre con una extraordinaria pelea que ya merece la ansiada oportunidad.

A propósito, esa confrontación se cambió del 13 al 27 de septiembre.

En un principio competiría "por el raiting" de televisoras con Floyd Mayweather, donde obviamente el norteamericano se lo llevaría casi de calle como sucedió en su combate con Sandoval, pues hay que recordar que esa misma noche el "Money" le daba una repasada al "Chino" Maidana, contienda que tiene revancha y se realizará el 13 del mes patrio.

Omar y Álvarez pelearán en la selva chiapaneca, pero ahora competirá contra su paisano Carlos Cuadras, que el mismo día defenderá su título en Guamúchil.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.