Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Redefiniendo el conservadurismo en Estados Unidos

A continuación un término que realmente necesitamos: centro derecha solo nominalmente. John Sides, de The Monkey Cage (un blog de ciencias políticas de The Washington Post que usted debería leer), recientemente arremetió contra la frecuentemente repetida afirmación de que Estados Unidos es una nación de centro derecha, que principalmente se basa en encuestas de opinión que muestran que son más los estadounidenses que se identifican como conservadores que los que se piensan liberales. El Sr. Sides, en una publicación colgada el 6 de marzo, señaló que si se pregunta a la gente su posición en ciertos temas, y no cómo se etiquetan ellos mismos, el panorama se revierte: "Viéndolo de esta forma, casi 30 por ciento de los estadounidenses son 'liberales consistentes'; gente que se autodenomina liberal y que tiene políticas liberales", escribió el Sr. Sides, profesor de ciencias políticas. "Solo 15 por ciento son 'conservadores consistentes'; gente que se autodenomina conservadora y que tiene políticas conservadoras. Casi 30 por ciento es gente que se identifica como conservadora pero que de hecho expresa visiones liberales. Estados Unidos parece ser una nación de central derecha solo nominalmente", consideró.

El Sr. Sides también conjeturó que cuando la gente se autodenomina conservadora, está hablando de decisiones de estilo de vida (y esto quiere decir estilos de vida personales, no necesariamente deseo de imponer sus gustos a los demás. Los estadounidenses que van a la iglesia y/o que son fieles a sus esposos (esposas) y/o que están entregados a sus hijos dicen ser conservadores), pero en la mayoría de las veces también favorecen un salario mínimo más alto y programas para reforzar la red de seguridad social.

Básicamente, el conservadurismo económico tiene muy poca base electoral popular. Si pese a eso frecuentemente ha dominado la política, eso tiene que ver con el poder del dinero organizado y con la popularidad de las ideas conservadoras entre la élite política.

Dominación de mercado

El artículo reciente en The New York Times de David Streitfeld sobre las principales firmas tecnológicas que aceptaron no competir por trabajadores es verdaderamente increíble (puede leerse aquí: nyti.ms/1hzoKYg).

Estamos acostumbrados a la noción de que las firmas que ganan la carrera para dominar cierto segmento tecnológico se vuelven temporalmente monopolistas; efectivamente, ese monopolio temporal es el premio por la innovación exitosa (aunque a veces termina siendo un premio por simplemente establecer al principio un candado de mercado y no por ser las primeras o las mejores con la tecnología). Lo que a menudo no se menciona es que las principales firmas tecnológicas también dominan ciertos mercados laborales especializados; esto les da un incentivo para coludirse con la finalidad de mantener los sueldos bajos, y lo hacen o lo hicieron en cualquier nivel.

Tal como lo dijera alguna vez cierto escocés: "La gente del mismo oficio rara vez se reúne, incluso para la alegría y la diversión,sin que la conversación termine en una conspiración contra el público".

Pero todos sabemos que Adam Smith era de ala izquierda; quiero decir, también favorecía el papel moneda y la regulación bancaria.