Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Reformas y derrotas

Por: Teresa Guerra

OLOR A DERROTA. La última campaña electoral que condujo Jesús Aguilar en Sinaloa, fue la de Jesús Vizcarra, cuando este contendió para gobernador del estado en 2010, fue la primera vez que el PRI perdió la gubernatura; aunque luego la recuperó, porque el gobierno de Malova se alineó al PRI, además en 2016, Quirino Ordaz ganó bajo las siglas del PRI. Antes, Aguilar ya había sufrido otra derrota, cuando contendió para diputado federal frente a Rafael Núñez Pellegrín, quien le ganó la elección en 1988, periodo en el cual era poco frecuente que el PRI perdiera distritos electorales. 

También en la elección de 2004, cuando Aguilar contendió como candidato a gobernador, frente a Heriberto Félix Guerra, se llegó a decir que Aguilar había perdido la contienda, hay que recordar que la diferencia oficial de votos fue solo de 11 mil (416 mil de Heriberto, contra 427 mil de Aguilar), sin embargo, se dice que el relleno de votos en Badiraguato, donde el PAN no tenía representantes de casillas, que fue realizado la noche de la elección, fue la razón por la cual se adjudicó la victoria al PRI y a Aguilar. Cierto o no ese hecho, lo real es que Aguilar no es propiamente un político triunfador en elecciones, y el tema viene a colación al haber sido designado recientemente como coordinador de la campaña de José Antonio Meade en Sinaloa, en un escenario donde Meade está ubicado en el tercer sitio de preferencias electorales. ¿No investigarán los antecedentes de los coordinadores que nombran en el PRI? ¿ O no tienen de otros? Están urgidos de enviar un mensaje optimista a sus huestes, y sin embargo, arrastran imagen y el olor a la derrota. ¿O no? 

Aparte, Aguilar es acompañado de Cenovio Ruiz, como vicecoordinador de la campaña de Meade en Sinaloa, y al igual que su exjefe, Cenovio trae la derrota tras de sí; era el dirigente del PRI en Sinaloa cuando perdieron la elección en 2010, y en el peor escenario para el tricolor los mandan a ambos a coordinar la campaña de un candidato a la presidencia, que igual que ellos trae estela de derrota. ¿O no?

Los del PRI tienen hasta el cuello el agua, la mayor parte de la gente no avala a sus candidatos, y en vez de recurrir a estrategias de salvación, se cuelgan grilletes para hundirse más. ¿Será?

¿LOGROS EN LAS REFORMAS? La élite empresarial y política, a veces, exhibe un nivel de ignorancia ( ¿o conveniencia?) que sorprende, y a muchos mexicanos enoja. Por ejemplo, hablar de “bondades” de la reforma educativa, es no conocer de educación, porque esa reforma ha sido gremial, dirigida a “evaluación” y permanencia de maestros, no en calidad, contenidos, ni programas educativos, mucho menos en infraestructura, planeación y proyección académica. ¿Qué logros defienden?

Igual en materia laboral, hasta hoy nada cambia en las Juntas de Conciliación y Arbitraje, menos aún en la condición precaria del empleo en México, ni en el desempleo, empleo informal y bajos salarios, que han sido controversia internacional con motivo del debate del TLCAN. En vez de avanzar se retrocede, ¿cuáles son los logros?

Y en materia energética, el litro de la gasolina magna costaba 10 pesos en 2012, cuando Enrique Peña Nieto entró al gobierno, y ha subido un 70 por ciento de entonces a la fecha; la luz eléctrica es mucho más cara en México que en Canadá y EUA. ¿Cuál es el logro de la reforma energética?