Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Renovarse o morir

GUASAVE

Bien haría el Partido Revolucionario Institucional, aterrizar en los hechos lo que importantes grupos de militantes locales están planteando a sus altas dirigencias con la idea de recuperar sus niveles de competición electoral.

Ser más abiertos en sus procesos internos no sólo en la elección de candidatos a puestos de representación popular, sino también actualizarse hoy que es inminente el cambio del liderazgo pueblerino, algo que quizá podría dar fortaleza al proyecto en cierne de ganar la diputación federal el año próximo.

De bastante importancia y ayuda sería para los estrategas priistas modernizar los procedimientos electivos que hoy nuevamente se advierte podrían sujetar al rigorismo anticuado sobre el que fincan sus decisiones.

Claro, por otra parte se debe establecer también que modificar los internos sistemas de designación sería apenas la solución a una parte de su problema toral, que, sin ir muy lejos en Guasave enfrenta el PRI para tratar de volver a ser la fuerza de antes e ir, primero con posibilidad cierta de ganar la diputación federal en el 2015, y después regresar al gobierno municipal.

Como bien lo advierten muchos de los priistas de la nueva hornada, y aún incluso algunos con mayor raigambre en el escenario guasavense, el asunto de la anemia política de ese partido no es tanto que la elección de sus dirigencias o candidatos sea decidida por un cenáculo, sino debido a la notable ausencia de liderazgos fuertes y aglutinadores.

Aunque al mencionar la horfandad de activos dirigenciales se refieren estrictamente a que en el caso de la sucesión de Diana Armenta no hay aspirantes lo suficientemente posicionados para cohesionar a todos los grupos del PRI local, el problema en opinión de especialistas en el tema también se traslada al resto de sus cuadros sectoriales, como es el caso de la CNC, CTM y CNOP.

Incluso esas observaciones las hacen algunos priistas tradicionales que admiten que el retroceso que ha venido sufriendo el instituto político tiene que ver más con la pobreza de sus activos que con la forma de escoger a los dirigentes y sus candidatos, por lo que entonces sugieren de que a la par de profundas reflexiones empiecen a accionar.

Un ejemplo sin duda lo constituye el Partido Acción Nacional en Guasave, que dejó atrás su conservadurismo político y abrió las puertas a candidatos externos como Armando Leyson, que hizo historia al arrebatarle la alcaldía al PRI.

Sin embargo el priismo parece no entender que necesariamente deberá dar un vuelco a su ortodoxia y para el relevo en la presidencia del Comité Municipal, buscar entre sus escasos activos jóvenes a quien imprima una dinámica más moderna de participación política, si en verdad quieren establecer la modernidad como factor de apoyo para recuperar espacios.

Tendrían ciertamente que hurgar con lupa entre su militancia para encontrarlo, pero sí los hay con ciertos perfiles que permitiría dar cierta oxigenación al PRI.

Podría mencionarse entre ellos al exregidor Víctor Espinoza, un militante con importantes "amarres" en el variopinto escenario partidista y público de Guasave y con cierta experiencia política que le daría lustre al Revolucionario Institucional.

También se habla del empresario José Menchaca, que si bien no es muy diestro en la operación política, ha mostrado capacidad y ganas de aprender y liderar al tricolor en su etapa de partido de oposición.