Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Representantes populares 'Chapulines'

SUSTANCIA SIN RETÓRICA

Es práctica común que nuestros representantes populares soliciten licencia para separarse del cargo, con el fin de contender para otro según sus intereses personales, dejando de lado los compromisos hechos ante el pueblo que lo eligió, y sin asumir ninguna consecuencia en caso de perder la contienda electoral siguiente, ya que en ese caso regresan de nuevo al puesto que abandonaron, haciéndolo sin pena ni gloria.

En frecuentes ocasiones regresan al cargo que ostentaban antes de la licencia, aun cuando logran el triunfo electoral, mientras llega el momento de asumir el nuevo para el que fueron electos, con el propósito de seguir devengando los jugosos sueldos o dietas, desplazando al respectivo suplente.

De la LVII a la LX Legislatura del Congreso de la Unión fueron presentadas y autorizadas 249 solicitudes de licencia respecto de los que integraban la Cámara de Diputados, y 28 de los que conformaban la Cámara de Senadores en esa época.

En el primer caso suma el 49.8% del total de los que integraban la de diputados en esas dos legislaturas, mientras que en la de senadores fueron el 21.87% de sus integrantes. En la inmensa mayoría de los casos lo hicieron para contender por otro cargo de elección popular.

El 88.94% de los diputados que solicitaron licencia, lo hicieron para contender por otro cargo de elección popular. En el caso de los senadores algunos lo hicieron para ser diputados federales o gobernadores, o bien para apoyar de lleno al candidato presidencial de su partido político, con el objetivo de que a su triunfo ser invitado por este, para ocupar un puesto en la administración.

Lo mismo ha sucedido en reiteradísimas ocasiones en todas las legislaturas locales y en los ayuntamientos del país. Al final resultan ser representantes populares "Chapulines" porque salen y regresan sin consecuencia y riesgo alguno.

Hemos visto en un solo proceso electoral que en varias legislaturas locales se han vaciado en más de 50%, derivado de solicitudes de licencias, también para contender por otro cargo de elección popular, abandonando los compromisos hechos ante la ciudadanía, privilegiando sólo sus aspiraciones personales. Deberían tener como sanción no regresar para equilibrar.

Los que no logran el triunfo interno en sus partidos o en las contiendas constitucionales, regresan de inmediato a sus puestos para seguir devengando sus respectivas dietas, así como las demás canonjías que se les reparten a cambio de sus "buenos" servicios.

A final de cuentas lo que les importa a ese tipo de personajes son sus intereses, dejando de lado los de la ciudadanía que los eligió, por lo que en los hechos demuestran no ser dignos representantes del pueblo. En cambio, sí lo son los que no regresan y asumen riesgos y consecuencias. Así debería estar en la ley para equilibrar y evitar representantes populares "chapulines".

[email protected]