Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Represión federal

GUASAVE

En una "papa caliente" pudiera convertirse para el gobierno federal el caso penal fincado por la Procuraduría General de la República que logró se librara orden de aprehensión en contra de los líderes sociales, Alejandro Cervantes Sotelo y Raúl Inzunza.

Ambos por la información que se tiene son acusados "por ataques a las vías de comunicación", producto de un bloqueo carretero que se realizó durante una de las tantas manifestaciones de productores agrícolas por las malas políticas públicas en detrimento de ese importante sector productivo.

De hecho la PGR procedió a ejercitar la acción penal en contra de los también agricultores de la región que le fue concedida por el Juzgado de Distrito y que si no se ha hecho efectiva es porque recurrieron a la protección de la justicia federal.

El asunto no es ese sin embargo, sino que en su momento, si finalmente se decide conceder la razón a la Procuraduría General de la República para que "apañe" a los dos dirigentes sociales, su ejecución podría crear un problema de carácter político.

Y realmente, aunque hay según se dice elementos suficientes para que la PGR gane el juicio, lo que existe en el trasfondo de la denuncia penal es una especie de represalia o "endurecimiento" del gobierno federal para inhibir los movimientos sociales que están brotando a causa de sus políticas al campo.

En principio nadie cree en el supuesto de que Cervantes Sotelo e Inzunza Dagnino fueran encarcelados que a la PGR en este asunto, el ánimo de hacer cumplir la ley, cuando anda suelto tanto delincuente.

Bajo esa perspectiva, que es la que se tiene en torno a este caso, la opinión pública guarda la sensación de que el gobierno de Enrique Peña Nieto lo único que persigue es reprimir el libre ejercicio de manifestación, las que por cierto brotan como hongos en diferentes partes del país.

Hablando de otra cosa.- Ayer se reunieron el alcalde Armando Leyson, el gobernador Mario López Valdez y empresarios que compraron la franquicia de la Liga Mexicana del Pacífico, que por más de 40 años dio vida al beisbol en Guasave y que este año emigrara a la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

El tema recurrente fue el de convencer a los nuevos dueños de los "Charros de Jalisco" a que jueguen por lo menos este año en la plaza de Guasave para que el beisbol profesional no se vaya de manera tan abrupta.

Un mensaje de Leyson a la redacción deportiva de EL DEBATE hace saber que la petición fue planteada ante los flamantes franquicitarios en términos muy comedidos.

Respuesta si la hubo en un sentido u otro, no se informó; únicamente se dijo que más adelante los empresarios decidirián en torno a la solicitud.

No obstante habría que decir que la oportunidad de que este año haya beisbol en Guasave, aunque sea con vestiduras de Charros, empieza a verse muy remota, por lo que en ese sentido los aficionados que tenían la esperanza de que así sucediera, vale más se vayan olvidando de eso.

Eso es por un lado, por otro, los expertos opinan que la alternativa de que regrese el beisbol a Guasave es la expansión a 10 equipos el año próximo, también es hasta el momento muy difusa y de muy pobres expectativas.

Ojalá que así sea, para lo cual tendrán que trabajar muy duro, pues no será fácil encontrar quién acceda a arriesgar capital en una aventura como la del beisbol que no tiene puerto de amarre.