Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Reprochable uso del poder

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Si bien es cierto el uso de recursos públicos para fines privados por parte de funcionarios no es un asunto nuevo en el ejercicio de gobierno, la verdad es que en el actual sexenio tal práctica se ha convertido en la constante, en detrimento del erario.

Ejemplos palmarios de esa modalidad parecen ser una especie de hobby para el alcalde Arturo Duarte y otros servidores del área de seguridad.

Todos ellos fueron sorprendidos utilizando el helicóptero de propiedad oficial para realizar sus viajes de placer fuera de Sinaloa, durante los últimos días de Semana Mayor, más concretamente a la playa del vecino Sonora, conocido como Camahuiroa. El helicóptero de Gobierno del Estado hizo dos viajes, sábado y domingo pasado, según fue documentado.

Los funcionarios de toda la estructura policial en Sinaloa y el alcalde de Ahome, Arturo Duarte, utilizando como pretexto los sobrevuelos para supervisar los operativos en las playas y paseos regionales durante Semana Mayor, para finalmente desplazarse indebidamente a bordo de la aeronave al centro de recreo sonorense, cuando es una unidad que debió permanecer en recorridos diarios y rutinarios a las áreas a las que debían estar asignados.

No obstante que hay testimonios sobre el ilegal uso para propósitos particulares de un vehículo oficial, el alcalde de Ahome, el primer hombre más importante en el municipio, a escala del Ayuntamiento, con la frescura que da el saberse con inmunidad, prima hermana de la impunidad, pese a los desacatos a la ley que comete, restó importancia al asunto, concretándose a decir, a modo de explicación: "tenemos derecho a comer".

Por supuesto, aun cuando documentalmente no se pueda probar, lo que no quiere decir que no sea cierto, en el actual gobierno de López Valdez, sobradas circunstancias se han enseñado en cuanto a los abusos de poder que se cometen al amparo de las charolas que como funcionarios públicos detentan.

Y en ese sentido, si son ellos los del gobierno, los responsables de aplicar y administrar la ley, ¿a quién entonces habría que acudir para que se sometan a la justicia? Es pregunta.