Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Rescatan Edomex, ¿cuándo Morelos?

ITINERARIO POLÍTICO

La primera acción exitosa para rescatar a una entidad federativa en llamas —en el gobierno de Enrique Peña Nieto—, fue la intervención federal en el derruido Michoacán; en donde la indolencia de gobiernos del PRI, la corrupción de mandatarios del PRD y la ineficacia de gobiernos federales del PAN llevaron a esa entidad a la ingobernabilidad total; al reino del crimen.

Hoy, a pesar de que empieza la recuperación —y que están lejos de imponer el estado de derecho—, son buenos los augurios de que Michoacán avanza en dirección a la prosperidad, la paz y la seguridad de sus habitantes. Y falta mucho porque recuperar Michoacán es —como dicen los especialistas—, un asunto generacional.

Y una muestra clara de que han sido exitosas las acciones emprendidas en Michoacán, es que buena parte de las bandas criminales se han trasladado a estados vecinos, en especial al Estado de México, en donde violencia y crimen se dispararon en meses recientes, al grado de prender focos rojos, no sólo en la gestión de Eruviel Ávila, sino del propio presidente Peña Nieto.

Por eso, como adelantamos aquí el pasado domingo, los gobiernos federal y estatal iniciaron una estrategia conjunta de combate a los delitos de alto impacto en las zonas en riesgo, y de rescate de municipios mexiquenses conurbados a la capital del país. Lo curioso del caso es que —contra lo que ocurre en otras entidades—, el gobierno estatal no sólo reconoció la gravedad del momento sino que —de inmediato—, solicitó el auxilio federal.

Y a pesar de que los estados de México y Morelos comparten el nada honroso "privilegio" de ser dos de las entidades del país con más violencia y menos seguridad, también sus gobernadores enfrentan la crisis de sus estados de maneras opuestas. Y es que mientras que el mexiquense Eruviel Ávila reconoció abiertamente la gravedad de la crisis e inició una acción conjunta con el gobierno federal para superarla, el morelense Graco Ramírez trata de ocultar la realidad.

Desde hace casi un año, Graco Ramírez ha negado que Morelos ocupe el primer lugar de secuestros en el país y desde hace tres meses inició una campaña en medios locales para acusar a líderes estatales, empresarios y políticos de una supuesta conspiración contra su gobierno. Según Graco, la violencia y la inseguridad no son lo que dicen los críticos a su gobierno.

Pero basta vivir en Morelos y leer las cifras oficiales sobre la violencia y la inseguridad, para darse cuenta que la realidad que vive Morelos grita más fuerte que las voces a sueldo. Según el informe de víctimas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el 62% del secuestro se concentra en los estados de Morelos, Michoacán, Edomex, Tamaulipas y Tabasco. Los focos rojos en Morelos están en Cuernavaca, Cuautla, Jiutepec, Puente de Ixtla y Temixco. Además, a causa del secuestro, la extorsión y la violencia, pueblos enteros, como Tlaltizapán han sido abandonados por visitantes de fin de semana.

En Morelos, la incidencia de secuestros ha aumentado un 350% en los últimos cuatro años, según México Unido Contra la Delincuencia. En febrero, se reportaron en Morelos 15 casos de secuestro y 39 casos de extorsión. La organización de Hospitales Privados de Morelos reveló que 44 de sus médicos han sido víctimas de secuestro en los dos últimos dos años. También informó que 104 clínicas han sido asaltadas y que una decena de Médicos han sido asesinados en los dos últimos años. El IMSS estatal ha cancelado servicios nocturnos debido al temor de secuestros, asaltos y extorsiones de médicos y enfermeras, mientras que la frontera entre Morelos y el Estado de México es intransitable; son un pasaporte a la muerte. Mientras tanto, industrias fundamentales como la turística y la inmobiliaria, están en quiebra.

Además, en días pasados protagonizaron un "toma y daca" el ex gobernador Jorge Carrillo Olea y el actual gobernador, Graco Ramírez, luego que el mandatario en funciones acusó al ex mandatario de estar detrás de las movilizaciones que distintos sectores sociales han llevado a cabo en los últimos meses para exigir alto al secuestro, la violencia, extorsión y que concluirán hoy con una marcha que exigirá la renuncia de Graco Ramírez.

La respuesta de Carrillo Olea fue contundente. Le dijo "cínico" a Graco Ramírez luego de documentar que ni él ni nadie necesitan estar detrás de las protestas ciudadanas contra una realidad de violencia que sólo Graco Ramírez se niega a ver.

Por eso las preguntas. ¿Cuándo escucharemos la voz del PRD? ¿Cuándo salvará el gobierno federal Morelos? Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx