Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿Rescatar Edomex, o salvar al delfín?

ITINERARIO POLÍTICO

No hay duda. Cayeron como balde de agua helada entre los futurólogos tanto la rápida reacción del gobernador mexiquense, Eruviel Ávila —quien no dudó en pedir ayuda federal para combatir la violencia en el Estado de México—, como la pronta respuesta de Enrique Peña Nieto que, de inmediato, ordenó un operativo conjunto contra el crimen.

Y frente a ese inédito, se desató el deporte preferido en la política nacional; el de la especulación político-electoral. Y por supuesto que menudearon las versiones más descocadas, igual que se abrieron paso aquellas de elemental sentido común.

Se dijo, por ejemplo, que la rápida intervención presidencial en el Estado de México era una primera señal de que el gobernador Eruviel Ávila estaba listo para ser relevado; que si la intervención federal es prueba de la ineficacia del mexiquense; que si le quedó grande el poderoso Estado de México al gobernador Ávila y —en el otro extremo—, que la inmediata intervención presidencial no es más que la prueba de que Enrique Peña Nieto sigue al frente del gobierno en el estado de México.

Y sin duda que se puede decir misa de la gestión del gobernador mexiquense —se le pueden colgar todos los milagros que gusten y manden—, pero lo cierto es que Eruviel Ávila está más firme que nunca al frente de su entidad. Y si existen dudas, muy pronto se convertirá en uno de los alfiles fundamentales del gobierno federal, sobre todo en la contienda electoral de junio de 2015. ¿Por qué?

Porque para Enrique Peña Nieto, para el propio Eruviel Ávila y para el PRI nacional, hoy lo más importante es mantener y/o acrecentar su presencia en la Cámara de Diputados federal, en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, en los congresos estatales y en los nueve estados en donde habrá elecciones en el mismo junio de 2015.

Dicho de otro modo, que detrás de la pronta atención a la violencia en el Estado de México —igual que en la eficaz atención a la crisis que se vive en Michoacán—, están las elecciones para renovar los 300 distritos electorales de mayoría de la Cámara de Diputados y las 200 posiciones plurinominales. ¿Y por qué son tan importantes, en términos electorales, el Estado de México y Michoacán?

Las razones son elementales. Porque juntos, los estados de México y Michoacán suman poco más del 20% de los 300 diputados federales de mayoría de San Lázaro. Y es que, como todos saben, el Estado de México aporta 40 diputados de mayoría, en tanto que Michoacán suma 12 diputados. Pero además, si vamos más al fondo en el tema, encontramos que el operativo conjunto contra la violencia entre el gobierno federal y el mexiquense se enfocará sobre todo en la zona metropolitana entre el Estado de México y el Distrito Federal. Y, casualmente, el DF aporta 27 diputados a San Lázaro, buena parte de ellos —y sus respectivos plurinominales—, provenientes de las delegaciones que forman la conurbación con el Distrito Federal.

No, los futurólogos pueden hacer las especulaciones que quieran, pueden inventar lo que gusten y manden, pero lo cierto es que la rápida reacción de Eruviel Ávila en torno a la inseguridad y la violencia en una región del Estado de México que es clave para el PRI en materia electoral, y la pronta respuesta del gobierno federal, confirman que Peña y Eruviel están más cerca que nunca. Y es que, hoy por hoy, Eruviel Ávila es el único capaz de garantizar los diputados que el PRI necesita obtener en esa entidad.

Por eso, desde su trinchera en el Estado de México, Eruviel Ávila se ha convertido en el mejor colaborador del gobierno de Peña. Incluso, buena parte de su gabinete es hoy pieza clave del gabinete de Peña. Y un ejemplo es Alfredo Castillo, el eficaz comisionado para Michoacán.

Y si aún existen dudas basta comparar, por ejemplo, la relación de Peña Nieto con el gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Esa relación está prácticamente fracturada y muy pronto tendrá que producirse una solución. ¿Por qué? Porque Veracruz aporta 21 diputados federales de mayoría. Y en la próxima elección el PRI no está dispuesto a perder votos más votos a manos del PAN, a causa de la impericia de un gobernador que aún no sabe dónde está parado. ¿Y eso qué tiene que ver?; podría preguntar un ingenuo.

Casi nada, que la próxima legislatura priista de San Lázaro será ciento por ciento de Peña Nieto, empezando por el que será su coordinador, el hoy presidente del PRI, César Camacho Quiroz; mexiquense, por más señas. ¿Aún creen que Eruviel Ávila está debilitado? Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx