Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Respuestas 'frías' y evasivas

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

La comparecencia ante los diputados locales del secretario de Educación Pública del Estado, Francisco Frías Castro, en la que se pretendió aclarar inquietudes en torno a la cuestionada calidad de la reforma educativa en Sinaloa, no fue ni precisa, como tampoco despejó dudas a pesar del cúmulo de interrogantes que le plantearon.

Dicho en la esgrima verbal y diestro para "el escape" a preguntas comprometedoras que involucraban los temas de los "aviadores" del SNTE en la entidad, y la homologación a la Ley General de Educación, el funcionario, finalmente, no dejó satisfechos a los legisladores.

Ciertamente la postura legislativa frente al secretario del gobierno estatal, no fue expresamente "dura", no, al menos de los de la mayoría, y a excepción de unos cuantos del PRI y del PAN, el resto de los diputados pudiera decirse que acudieron como "invitados de piedra" a la comparecencia.

Frías Castro en ninguno de los escasamente asuntos que sobre la reformas a la Ley de Educación le hicieron los congresistas, tuvo respuestas concretas.

Al más puro estilo de los viejos priistas a cualquiera de las interrogantes comprometedoras, el funcionario las eludía hábilmente, resolviendo las intervenciones con respuestas que si bien estuvieron ligadas al tema, las contestaciones las aterrizaba en pistas diferentes.

Una cosa llamó la atención y fue el hecho de que en la nueva propuesta del titular del Ejecutivo enviada a la Cámara de Diputados para reformar la reforma que se había hecho, se mantuvo firme en el tema de que en Sinaloa se siga reconociendo al Sindicato Nacional de Trabajadores al Servicio de la Educación, como la única alternativa para la afiliación sindical.

Es decir, siendo uno de los puntos que el Gobierno Federal exige que se homologue a la nueva Ley General, so pena de formular un juicio de controversia constitucional en contra del Estado de Sinaloa, la posición del Ejecutivo en Sinaloa se mantiene como está, a excepción, claro, que hoy sea modificada por el propio Congreso.