Opinión

Revocación de mandato propuesto por AMLO

SUSTANCIA SIN RETÓRICA

Por  Saúl Lara Espinoza

Revocación de mandato propuesto por AMLO(amlo.org)

Revocación de mandato propuesto por AMLO | amlo.org

Ya hemos dicho en otras colaboraciones que la ciudadanía no tiene por qué soportar todo un sexenio o trienio a malos gobernantes o funcionarios ineptos o corruptos. También ya hemos señalado que la ciudadanía no tiene por qué tolerar decisiones torpes y caprichosas o nombramientos otorgados a personas sin perfil para desempeñar determinados cargos; menos aún reelegir a quienes no cumplan con sus promesas de campaña o traicionen al pueblo una vez en el poder.

Tampoco deben llegar remedos de servidores públicos, ni mediocres que hagan uso del poder público de manera caprichosa, arbitraria, prepotente y corrupta, puesto que fueron muchísimos y muy caros los sacrificios humanos para transitar de la antidemocracia a un Estado democrático de derecho en México.

Un mecanismo eficaz para arrojar del poder público a ese tipo de personajes que se filtran en la política o en la administración pública, y que a la postre resultan indeseables por diversas razones, principalmente por ineptos o corruptos, o también por emitir actos que evidencian conductas que rayan hasta en la esquizofrenia, y que nunca debieron llegar al poder.

De ahí que es muy loable la reforma constitucional en materia de revocación de mandato, aprobada en la Cámara de Diputados el jueves de la semana pasada. Aunque hay alguna voces, que se respetan, desde luego, que ella tiene como fin la reelección del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Idea descabellada que constituye una simple quimera en su segunda acepción del diccionario de la Real Academia Española, y que no tiene ningún soporte jurídico ni científico.

Al contrario, desde el punto de vista político y democrático, implica un riesgo y hasta una valentía promoverlo como lo está haciendo López Obrador; siendo congruente como se comprometió el año pasado en la contienda electoral, en pos de la Presidencia de la República.

También constituye un aliciente para realizar de la mejor manera posible todos sus actos de gobierno.

En este momento que apenas inicia su gestión, constituye un riesgo para él, dado su ambicioso proyecto de nación que se echó a cuestas con la famosa cuarta transformación, frente a las grandes expectativas que generó con ella en la inmensa mayoría del pueblo mexicano.

Así que es muy positiva la revocación de mandato por donde se le quiera ver, ya que con este es un ejercicio democrático muy sano con el cual se consolidará en México el Estado democrático de derecho y todo lo que implica, que no es cualquier cosa.

Aún mejor sería si dicha revocación de mandato comprendiera todos los cargos de primer nivel dentro de la Administración pública federal, los Gobiernos estatales y municipales, incluidos también los ministros y los magistrados de los poderes judiciales de la federación y de los estados, porque algunos se comportan como si fuesen parte la nobleza de la época medieval, o como si sus cargos fuesen franquicias para comercializar con la justicia. 

Por todo ello consideramos darle la bienvenida a dicha institución, porque con ella se mejorará en México de manera profunda, sustancial y ágil lo que se conoce como Estado constitucional y democrático de derecho.