Opinión

¡AMLO opositor derrota al presidente Obrador!

ITINERARIO POLÍTICO

Por  Ricardo Alemán

Andrés Manuel López Obrador.(AFP)

Andrés Manuel López Obrador. | AFP

¿Qué habría pasado si en el Gobierno del presidente López Obrador habría existido un crítico de la potencia discursiva del líder opositor, Andrés Manuel?

La respuesta todos la conocen.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

¿Por qué?

Leer más: Morena se pudre y Porfirio cabalga

Porque, en efecto, el presidente López Obrador habría perseguido a Andrés Manuel, igual que ha perseguido a Brozo, a Carlos Loret, a Pablo Hirtirar y a Ricardo Alemán, entre otros críticos de su Gobierno, a los que López no solo ordenó perseguir sino destruir.

Sin embargo, en la realidad no existe el pretérito condicional del verbo “haber”. Es decir, el “habría” está sujeto a la imaginación. Y punto.

Por eso, para no incurrir en el terreno de la imaginación, mejor decidimos recurrir a los hechos, a los tuits y las declaraciones del líder opositor Andrés Manuel quien, todos los días, derrota al presidente López Obrador.

¿Lo dudan?

Apenas hace horas, y por orden del presidente López, la autoridad electoral de Guerrero avaló la tramposa y mentirosa candidatura de Evelyn Salgado al Gobierno de Guerrero –hija del criminal, Félix Salgado Macedonio, a quien el INE y el Tribunal Electoral vetaron como aspirante al mismo cargo–, con lo que se impuso una grosera monarquía.

Lo simpático es que, desde hace años, Andrés Manuel parece haberse adelantado a esa insultante herencia de cargos y en sus redes sociales rechazó el “nepotismo vil y corrupto” que hoy impuso López Obrador.

La primera alusión de Andrés Manuel a “lacras como el amiguismo” se produjo el 27 de abril de 2015, en un tuit que dice lo siguiente: “¡Qué nunca se permita el amiguismo, ninguna de esas lacras de la política. Morena debe ser faro de moralidad!”.

Sin embargo, el “faro de moralidad” se apagó en abril del 2021, cuando AMLO ordenó imponer a la hija de su compadre, Salgado Macedonio, como candidata al Gobierno de Guerrero.

Meses después, el 29 de enero de 2016, Andrés Manuel regresó al tema del nepotismo y dijo que en México ya no existe una república sino “una monarquía corrupta”.

Así lo expuso aquel enero 2016: “Designar al hijo de Murat como candidato del PRI en Oaxaca, demuestra que en vez de república existe una monarquía hereditaria y corrupta”.

Curiosamente el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, hoy es uno de los preferidos del presidente Obrador, quien ya olvidó la “monarquía hereditaria y corrupta”.

Pero no fue todo. El 8 de enero de 2017, Andrés Manuel escribió lo siguiente en sus redes sociales: “Calderón busca reelegirse con su esposa, Moreno Valle también quiere de candidata a su mujer y Yunes a su hijo. Nepotismo y vil corrupción”.

López Obrador guardó silencio sobre la imposición de Evelyn Salgado como candidata al Gobierno de Guerrero, en una grosera muestra del “nepotismo vil y corrupto”.

Por otra parte, apenas en días pasados se dio a conocer el alza en las remeses que mandan a sus familiares en México los migrantes que han cruzado la frontera norte.

De nuevo, López Obrador felicitó a su Gobierno por el alza en el monto de tales remeses, como si fuera un logró de su gestión.

Pero López olvidó que Andrés Manuel fue un severo crítico de esas remeses y el 3 de marzo de 2016 escribió lo siguiente en la red social del pajarito: “Es tan mal la economía que muchas regiones del país solo viven de dinero que envían los migrantes a sus familiares. Benditas remesas”.

En efecto, es tan mala la economía del Gobierno de Obrador que Andrés Manuel la reprobó desde aquel 3 de marzo de 2016.

También al arranque de mayo de 2021, el INEGI reveló que en todo el Gobierno de AMLO no se ha producido un solo trimestre de crecimiento económico. La economía es un desastre, pero López Obrador guarda silencio y promete que pronto saldremos adelante.

¿Pero qué creen?

Sí, Andrés Manuel fue un magnífico crítico del crecimiento económico de los gobiernos anteriores; los que nunca fracasaron como el de López.

El 3 de mayo de 2014 –justo hace siete años–, Andrés Manuel escribió lo siguiente:

“En enero la economía creció 0.8 por ciento, es decir, nada. EPN y Videgaray no saben cómo hacerlo. Perdón, pero con nosotros sería distinto y mejor”.

Claro que con López Obrador la economía ha sido distinta, pero mucho peor; un fracaso de cabo a rabo.

Pero no fue todo. El 5 de septiembre del mismo 2014. Andrés Manuel volvió a criticar al Gobierno de Peña por el pobre resultado económico. Así lo dijo en tono burlón: “Videgaray confirmó la parálisis económica en dos años de EPN. Un crecimiento promedio de 1.3 por ciento anual, en términos reales, nada. Puro circo”.

¿Y cuál ha sido el crecimiento del Gobierno de López en 30 meses?

Sí, un crecimiento negativo de -18 por ciento. ¿Dónde está el circo? Sí, está con López.

De manera reiterada, Andrés Manuel pidió la renuncia de Calderón y luego de Peña Nieto.

El 25 de agosto de 2014 así lo dijo: “La renuncia de EPN antes de 1 de diciembre permitiría convocar a elecciones y atender a tiempo, por la vía pacífica, la crisis de México”.

¿Y por qué no habrá renunciado Obrador para convocar a elecciones, antes de la debacle de su Gobierno?

El 23 de noviembre del mismo 2014, en otro tuit, Andrés Manuel volvió a la renuncia de Peña: “El destino de México no puede depender ni de halcones ni de zopilotes. Es mejor la renuncia de EPN para convocar elecciones anticipadas”.

Como queda claro, el mejor crítico del presidente López Obrador fue el candidato opositor Andrés Manuel.

El problema, como queda claro, es que el líder opositor murió cuando López Obrador se convirtió en presidente.

Y hoy solo quedó el zurrón de AMLO.

Leer más: No le gustan las autonomías

Y claro, el zurrón es solo la botarga de aquel brillante opositor.

Al tiempo.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo