Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Riesgo latente

GUASAVE

Aunque la posibilidad de que la próxima temporada de lluvias no sea tan abundante como se desea, lo cierto es que las habrá quizá un poco arriba de lo normal, según pronostican los expertos.

De cara entonces a que las precipitaciones pluviales en la región se produzcan con mayor incidencia, no sería remoto que la temporada vaya a causar problemas de inundación en comunidades aledañas al río Sinaloa y arroyos de Ocoroni, Cabrera y San Rafael.

De hecho es una situación que pone en alerta a importantes sectores del medio rural, asumiendo que las lluvias en demasía no podrán ser soportadas por el río Sinaloa ni los arroyos, debido al alto grado de azolve que guardan desde hace varios años.

El caso sin duda más palmario lo representa el Petatlán a su paso por esta ciudad, cuyo lecho por el acumulamiento de arena se ha elevado sensiblemente reduciendo su capacidad de conducción, lo que por otro lado se agrava por la impresionante carga de basura que arrastra y maleza que crece en su cauce.

Como ninguna autoridad se preocupó por resolver el azolvamiento del río Sinaloa, el riesgo de que lluvias más o menos cuantiosas o un huracán azote nuestras costas desborden su lecho e inunde amplios asentamientos humanos que se ubican a su orilla, es inminente.

Y si en la ciudad está latente el peligro de inundaciones que son factor de quebranto y daños patrimoniales, no menos serio es el que enfrentarán decenas de poblados rurales asentados a la vera de los tres arroyos más caudalosos del municipio.

Por supuesto ya a estas alturas, cuando está encima la temporada de lluvias, no es posible tomar medidas de prevención, como sería el desazolve de los cauces, por lo que las comunidades que se encuentran en la tesitura de inundarse no tendrán más remedio que encomendarse a la Divina Providencia.

En tanto también se tendrá que esperar a la conmiseración de las autoridades del ramo, para ver si el año próximo se deciden a programar recursos para dragar, lo mismo que al río Sinaloa los arroyos, que en realidad en esta época son un peligro.