Selecciona tu región
Opinión

De libertad de expresión

LECTURAS 

Por Rigoberto Ocampo Alcántar

-
audima

En México el año empezó con una tragedia humana y social: En los primero 23 días del 2022 asesinaron a los periodistas Lourdes Maldonado (Tijuana), Margarito Martínez (Tijuana) y José Luis Gamboa (Veracruz). La posibilidad de un régimen democrático pasa, necesariamente, por la libertad de expresión (RAE, necesario: “…Que hace falta indispensablemente para algo”). Es decir para que SEA un régimen DEMOCRACIA es INDISPENSABLE que los seres humanos sean libres y se preserven sus derechos, consagrados en La Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH). Uno de ellos es la libertad de expresión: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión” (Artículo 19 de la DUDH, ONU).

El asesinato de tres periodistas, en los primeros días del año, debe encender las alarmas de las instancias del Estado mexicano y, en particular, del gobierno federal que encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador. De hecho, en el propio reconocimiento de sus debilidades físicas, el domingo pasado, declaró: “Tengo que actuar con responsabilidad, además, con estos antecedentes del infarto y la hipertensión…Desde entonces, periódicamente he estado checándome. Me tomo medicamentos todos los días para controlar la presión… Yo tengo un testamento político para garantizar la gobernabilidad”.

Más allá de la discusión sobre ese sustantivo y el adjetivo calificativo que uso el Presidente López Obrador, lo que es un hecho es su reconocimiento de garantizar la “gobernabilidad”. Para eso están las instancias del Estado mexicano. No es sólo la voluntad presidencial lo que la garantiza. En primer lugar, para que en México haya gobernabilidad DEBE garantizarse la libertad a los ciudadanos de México. El que mueran tres periodistas por expresar sus opiniones es una muestra de que no hay libertad y se están violando los derechos humanos en nuestro país.

De que nunca digamos “no había nadie más”

Las manifestaciones públicas contra los asesinatos de los tres periodistas en este 2022 se han extendido por todo el país. Asimismo, el análisis de estas tragedias ha sido sujeto de muchos columnistas. No se puede dejar de exponer el tema. Porque mañana, amable lector, puedes ser tú o quién esto escribe el que sea agredido o asesinado. Van unos versos que hay que seguir publicando, porque la libertad y los derechos humanos son para todos los habitantes de este país:

“En los setenta se popularizaron unos versos, que se atribuyeron a Bertolt Brecht, pues él era la imagen del artista comprometido, el intelectual revolucionario que con su arte lograría crear la conciencia de clase del proletariado y despertarlo para hacer la revolución. En realidad no eran de su autoría, sino de Martin Niemöller, un alemán luchador antinazi y pastor luterano. El texto dice: “Primero apresaron a los comunistas, y no dije nada porque yo no era un comunista. Luego se llevaron a los judíos, y no dije nada porque yo no era un judío. Luego vinieron por los sindicalistas, y no dije nada porque yo no era ni obrero ni sindicalista. Luego se llevaron a los católicos, y no dije nada porque yo era protestante. Hoy vinieron por mí, pero ya es demasiado tarde, no había nadie más que pudiera protestar”. (EL DEBATE, Lecturas, 26/Feb/2017)

Párrafos: De Rey de España

En el discurso del Rey de España, Felipe VI, ayer martes al recibir la llave de la ciudad del alcalde de San Juan de Puerto Rico, dibujó lo que fue y es para España la llegada de los españoles a América hace más de 500 años: “España trajo consigo su lengua, su cultura, su credo; y con todo ello aportó valores y principios como las bases del Derecho Internacional o la concepción de los derechos humanos universales. Conceptos y elementos que contribuyeron de manera muy importante al inicio de la Edad Moderna —a partir de instituciones como la Escuela de Salamanca, integrada por juristas, académicos y religiosos. Y muchos de esos valores y principios están hoy plenamente vigentes, nutren el acervo de lo mejor de nuestras sociedades democráticas. Algunos tan básicos que hoy nos parecen evidentes, pero que no lo eran en otras épocas. Porque de ese pasado común, de esos valores aportados entonces por España y vigentes hoy, tenemos que sentirnos orgullosos todos, puertorriqueños, españoles, y el resto de pueblos hispanos; como orgullosos estamos de compartir una lengua extraordinariamente rica, que ha crecido con la constante aportación de los pueblos de las dos orillas de ese mar que desde aquí contemplaba Pedro Salinas”. No hace falta más, porque como dice el amigo de rancho: aclarando, obscurece.

Síguenos en