Opinión

De lluvias en Sinaloa

LECTURAS

Por  Rigoberto Ocampo Alcántar

Todo es relativo. Pero lo único que no puede ponerse en riesgo son vidas humanas. Mientras unas noticias señalan la necesidad urgente de precipitaciones pluviales muy abundantes, otras describen inundaciones y daños a hogares y planteles escolares por las lluvias. Sin agua en las presas el abastecimiento humano y la actividad productiva agropecuaria se ponen en riesgo. Con el descontrol del desfogue del agua pluvial en los asentamientos humanos, con mayor peligro en centros urbanos, se pone en riesgo la vida de seres humanos. En ambos casos se escuchó una sentencia de un funcionario de Protección Civil: “es temporada de lluvias, y llueve”. Si además, se le suma un poco de estadística se puede observar una probabilidad de que si hubo varios años de secas, siguen lluvias abundantes. 

El principal caso de problemas en los centros urbanos con el desfogue de las acumulaciones de aguas pluviales tiene que ver con un factor humano: tirar basura, maleza y escombros en canales y drenes pluviales. Incluso, la miseria humana llega a hacerlo en el mar. Es una tragedia humana observar la orilla de una playa llena de desechos plásticos. La acumulación de basura y desechos en los cuerpos de agua de las ciudades son igualmente trágicos. Hacerlo en canales y drenes pluviales es, además de trágico, criminal. Es una actividad que va en contra de los ciudadanos. Quién tira basura a un desagüe pluvial además de obstruir la función de una obra pública está atentando contra la vida de ciudadanos. En el caso de las inundaciones de espacios educativos también se está atentando contra obra pública y agrediendo a niños, jóvenes, maestros y trabajadores de la educación. La ceguera de la ignorancia no exime de su responsabilidad a esos criminales. 

DE INVESTIGACIÓN 
Sería digno de una investigación de Sherlock Holmes encontrar quién depositó escombro, maleza o basura en un canal revestido de un arroyo. Seguro un ciudadano tomó una foto del camión que tiró la carga. Otro, puede decir cuando vio a su vecino cargado de bolsas de basura tirarlas al canal. Y, esos casos se multiplican, hasta que las lluvias llegan y viene la coincidencia con una marea alta, para que los canales y drenes pluviales se desborden. Comienzan las inundaciones. Mientras en otras regiones de Sinaloa, las presas detienen el flujo del agua con las cortinas de las presas. 

Hay dos tipos de estadísticas e información climatológica: la de antes de las lluvias y la de después. Cada día se reporta la probabilidad de lluvia en portales y noticieros. Asimismo, diario se hace un reporte del monitoreo del almacenamiento de las presas: “El Servicio Meteorológico de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (Caades), creado por los horticultores de Sinaloa emite este reporte diario donde monitorea el nivel de almacenamiento del agua de las 11 presas que existen a nivel estatal”. Este es el esfuerzo de investigación y estadística que hace una organización del sector productivo agrícola del estado. En ambos casos el registro de la probabilidad y estadística sirven, por un lado, para conocer el almacenamiento para prever los ciclos productivos, y por el otro, para apoyar la función de prevención y protección de la ciudadanía. 

Las dos fuentes de datos son base para investigar la situación que habrá y hay de agua dulce en el territorio sinaloense. Es la función del Gobierno del Estado estar al tanto de estos indicadores y tomar las medidas necesarias para que estos números sean en beneficio de la sociedad sinaloense. En el sector educativo toca prevenir que estudiantes, profesores, trabajadores y padres de familia no estén en riesgo. En el sector municipal mantener limpias las obras públicas que sirven de desagüe de las precipitaciones pluviales en los asentamientos humanos. En el sector del Gobierno del Estado que se relaciona con la producción y sectores agropecuarios estimular las precipitaciones pluviales y apoyar la edificación de presas y represas que sirvan a la producción agropecuaria en general. 

PÁRRAFOS: DEL PRESUPUESTO 
En enero pasado el Congreso del Estado hizo una serie de reasignaciones presupuestales a diversos rubros. Es importante saber al respecto que algunos de los rubros presupuestales funcionan en un proceso de uno a uno (sistema de “pari passu”). La misma cantidad que aporta la federación aporta el gobierno del estado. En general en el presupuesto de las entidades federativas es mayor la aportación del gobierno federal, pues los rubros de mayor tributación son concentrados por la Secretaría de Hacienda. Es por eso que en algunos casos, los gobiernos estatales y municipales hacen sus propias economías y esfuerzos presupuestales para hacer obra pública y atender necesidades sociales con recursos propios. Uno ejemplo es el de los uniformes y útiles escolares, que si bien el primer año del gobierno actual se suspendió, en el segundo y tercero fueron ya instalados como parte del programa de gasto del Gobierno del Estado con los recursos propios. Es decir, ya no dependen de que el gobierno federal decida apoyar o no el programa de acuerdo a la disponibilidad presupuestal federal. Sino que es ya una obligación para la recaudación de recursos del Gobierno del Estado. Ahí, sí, hay que reconocer que la labor financiera del actual gobierno estatal logró un importante avance para el bienestar de todos los estudiantes sinaloenses de educación pública básica. Y, eso es lo que sí debe ser, “Puro Sinaloa”.

lecturas_eldebate@yahoo.com