Opinión

De unidad e informe legislativo

LECTURAS

Por  Rigoberto Ocampo Alcántar

Para mi abuelita Julieta siempre

Se han hecho muchas especulaciones y trascendidos del informe de los dos senadores de Morena por Sinaloa: Imelda Castro Castro y Rubén Rocha Moya. Pero hay un elemento que debe destacarse: la unidad que dio en torno a Sinaloa. Estuvo, el gobernador Quirino Ordaz Coppel y secretarios de su gobierno. Cabe señalar que el senador Rocha fue su primer coordinador de asesores. Estuvieron lado a lado en el auditorio, literal, sentados uno al lado del otro, el presidente municipal de Mazatlán, el Químico Benítez y el delegado de programas integrales de desarrollo del gobierno federal en Sinaloa, Jaime Montes. Asistieron también la mayoría de los alcaldes del estado. Dos exrectores de la UAS y dirigentes de partidos políticos, Ahudómar Ahumada y Melesio Cuen. El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, Ricardo Monreal, junto con varios senadores más de otras entidades de la República. Varios diputados federales. La presidenta de la Jucopo del Congreso de Sinaloa y varios diputados locales. 

La unidad fue, sin duda, la principal muestra de este informe legislativo, que también se convirtió en un acto político. Los actores mandaron un mensaje de coordinación política por Sinaloa. Y como lo declaró a EL DEBATE el Senador Ricardo Monreal: “No obstante, en definitiva, quien dio la nota del día fue el senador Monreal, siendo lo más destacado su anuncio referente a la decisión tomada por la fracción parlamentaria de Morena en el Senado (que representa), en reunión previa sostenida con el gobernador del estado, licenciado Quirino Ordaz Coppel, respeto a brindar todo su apoyo para sacar adelante los proyectos sinaloenses planteados ante dicha Cámara legislativa…”.

No sólo explicó la presencia de tantos senadores, sino que declaró que fueron a reunirse con el gobernador. La convocatoria de los senadores Imelda Castro y Rubén Rocha fue productiva políticamente para Sinaloa. 

DE ACCIÓN POLÍTICA
Destaca esta unidad, primero, porque deja de lado la acción de confrontación que pudiera pensarse produce una búsqueda anticipada de la candidatura a gobernador por Morena, partido de los dos senadores y muchos de los asistentes a ese evento. Segundo, esto deja de lado una campaña anticipada, que produciría mayor confrontación, pues ahí chocarían con otros partidos en la representación en alcaldías, Congreso y Gobierno del Estado. Por estas razones el acto fue una muestra de intermediación política del senador Rocha Moya. Su experiencia como candidato a gobernador, funcionario del gobierno estatal y federal, y sobre todo, como profesor, dirigente sindical y rector de la UAS, quedó, sin duda de manifiesto. Ahora, habrá que observar si hay continuidad en esta estrategia política en la agenda legislativa del Congreso local. Por un lado, el manifiesto interés de entrar a un proceso de reforma electoral para regresar el número de distritos a 24 y el de curules de representación proporcional a 16; así como el número de regidores de los ayuntamientos del Estado.  El plazo es para fines del segundo semestre del próximo año. Por el otro, la definición del presupuesto 2020. En medio, se discutirán muchas otros puntos de la agenda legislativa, centralizados en el bienestar de los sinaloenses y con concertación e intermediación política, se podrán trabajar para traducirse en mejoras sociales y económicas para los sinaloenses. Y también, en apoyos para los 18 municipios del estado. 

Los tiempos electorales están lejanos. Tanto como el último trimestre de 2020. Más de un año y un tercio. Hay y habrá acelerados, se buscarán confrontaciones, hacer prevalecer algunas figuras políticas por encima de otras, en fin, aireados. De ahí la importancia de la muestra de unidad que se suscitó el viernes pasado. Habrá que estar atentos a observar si esa línea política tiene continuidad en el Congreso local y en la relación de los tres niveles de gobierno en Sinaloa.

PÁRRAFOS: DE MI PRIMER ESTRELLA
En la entrega anterior se dedicó la editorial a mi abuela materna, Julieta Barraza. En la edición se borró la dedicatoria. Pero como se escribió al final: la palabra se cumple. Va esta vez la dedicatoria para ella en el encabezado. Va con el adverbio de tiempo: siempre. Ese que suena en las canciones y muchas mujeres mexicanas aspiran a creer que será cierto. O inclusive, se hacen ellas mismas la creencia de que sucederá. En el caso presente, la referencia es al pasaje del libro El Principito, en donde se despide del piloto. Le dice el Principito: En el cielo estaré en una estrella. Y en la noche, cuando voltees a la bóveda celeste y veas las luces de las estrellas, en una me podrá ver sonriendo, siempre y nunca te sentirá solo. Mi abuelita Julieta fue la primera estrella que me sonrió y brilla en el cielo siempre. Hay sólo tres mías que me brillan sonriendo todos los días, hasta hoy y espero por mucho más tiempo: la de ella, la de mi padre y la de Patricia. Esa sonrisa de la estrella de mi abuelita Julieta, recuerdo un día, me dijo otro ser querido que ya no está: “Chiquito, sino hubiera sido por su amor cuando eras un niño loco, te hubieras ido”. Él nos sonríe, en las noches, a muchos que nos cuidó, desde su estrella. Va también, hasta siempre José Luis.

lecturas_eldebate@yahoo.com