Opinión

Rob Manfred y Clark cayapean al beisbol

EN LA PELOTA

Por  Juan Vené

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).- “Quien solo mire el pasado y el presente se perderá el futuro que siempre es mejor”… John Fitzgerald Kennedy.-

-o-o-o-o-o-

Lo que está sufriendo el beisbol es una cruel, abominable y despiadada cayapa.

Cayapa: Agresión de una pandilla de foragidos contra una víctima solitaria e indefensa.

Las empresas que televisan los especiales de Grandes Ligas, nacional e internacionalmente, sugieren que, si no aprueban el tiempo máximo en dos horas, impongan los juegos de siete en vez de nueve innings, como en el beisbol infantil, como en el softbol.

Reglas de softbol….: “Sec. 3. Juego reglamentario. Un juego reglamentario consistirá de siete innings”.

Reglas del beisbol…: “4.11(a). El juego termina cuando el equipo visitante sea out las tres veces correspondientes a la primera entrada del noveno inning, si el home club está adelante en la pizarra… (b) El juego termina cuando la segunda entrada del noveno inning se completa y el equipo visitante está adelante en la pizarra”.

Las modificaciones aplicadas a las reglas, casi cada año, desde 1845, han mejorado la acción, porque fueron creadas por personas muy conocedoras de este deporte, como Henry Chadwick al comienzo y los Comités de Reglas después.

Por primera vez tienen sus manos metidas en el asunto un comisionado, Rob Manfred, y un líder de los peloteros, Tony Clark. Un par de abusadores, dos arbitrarios. Porque sí, jamás un comisionado y un dirigente sindical tuvieron que ver con los cambios de reglas.

Les sugiero a ellos dos que si sufren de psicosis reglamentaria, pues inventen otro deporte y se den banquete escribiéndole sus reglas desde la primera hasta la última. Pero dejen tranquilo al beisbol para que disfrutemos de su éxito.

Como toda la locura de Uds. se debe a los millones de dólares involucrados en los derechos que paga la televisión, podrían crear un deporte, otro deporte, que dure exactamente el tiempo que requiere el remoto y los otros pormenores que esas empresas exigen.

Así se irían Uds. dos de nuestro mundo del beisbol, posiblemente regresaría la pelota a no tener programas especiales en televisión y volveríamos a la paz que disfrutamos por siglo y medio. Es decir, mientras Uds. dos no habían aparecido en la oficina del comisionado y en la sede de la Major League Baseball Players Asssociation.

Quienes pagan sueldos de peloteros, utilidades de propietarios de equipos, derechos de televisión, los honorarios de Uds. dos, los que pagan todo en la industria de las Grandes Ligas son los fanáticos, y a ellos no les interesa ninguno de los cambios de reglas que quieren imponer. Quieto Rob. Quieto Tony.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.