Selecciona tu región
Opinión

Ante la tragedia, la solidaridad de los sinaloenses

EN MARCHA

Por Roberto Cruz

-

Mi padre Roberto Cruz tenía un pequeño rancho donde sembraba y producía leche; con mi padre aprendí a montar desde niño, a ordeñar vacas, a desparasitarlas y a marcarlas. Me gustaba montar en las tardes pastoreando el ganado y recorriendo las siembras de cártamo o maíz. Fueron años de infancia muy divertidos y de aprender el valor del trabajo en familia.

Sin embargo, recuerdo algunos años difíciles económicamente para mi familia debido justamente a desastres naturales. Padecimos ciclones, inundaciones, huracanes, sequías y heladas. Recuerdo la marca de agua que quedó casi en el techo de la casa del rancho por la inundación debido al desbordamiento de una presa. Mi padre en su desesperación trataba de salvar becerros que eran arrastrados por la corriente de agua, ese año perdimos casi todo el ganado y de igual forma la siembra quedó totalmente inundada.

Recibimos mucha ayuda de amigos y vecinos; desde morrito me di cuenta que ante la tragedia, los sinaloenses somos muy unidos. Esa misma solidaridad es la que hemos visto ante terremotos y temblores en otros estados, y así mismo nos unimos ante las heladas y sequías del 2011 y 2012 y lo vemos de igual forma ante las inundaciones en nuestras ciudades como Mazatlán, Los Mochis y Culiacán; asimismo en el resto de los municipios.

Dicen que “no hay mal que por bien no venga”, las tragedias naturales como los ciclones y huracanes traen ruina e incluso la muerte para muchas familias; sin embargo, también traen consigo lluvias que aumentan el nivel de agua en nuestras presas y ríos garantizando los ciclos agrícolas de este año. Desde luego siempre buscamos un equilibrio, ya que también demasiada agua genera desbordamientos e inundaciones muy costosas y lamentables.

Pero en la parte negativa de estos desastres naturales, siempre aflora la solidaridad de las familias sinaloenses, ciudadanos que hacen a un lado posibles diferencias entre vecinos para ayudarse con agua, comida y víveres; sinaloenses que valientemente arriesgan sus vidas para salvar a niños, mujeres y ancianos ante las inundaciones. Todos hemos visto esos videos virales en redes sociales donde salvan a personas y mascotas atrapados en la corriente del agua de algún río desbordado o de calles inundadas.

Esa solidaridad me hace sentir muy orgulloso de mis raíces sinaloenses, de nuestro estado y de nuestra gente. Sin duda ante la adversidad los sinaloenses somos valientes y solidarios. En estos días de lluvias y huracanes es bueno estar pendientes de las medidas de seguridad y prevenirnos, pero también son tiempos para no dudar en ayudar a los demás, a ser solidarios y a demostrar que para superar los peores momentos en la vida, están siempre las mejores personas; sinaloenses como tú, son la clave para salir adelante. Te invito a cuidarte, pero sobre todo te invito a ayudar. Recordemos que el nivel de solidaridad de una sociedad nos habla del avance que tenemos en educación y valores no solo con lo que vivimos sino lo que le enseñamos a nuestra niñez y juventud.

Síguenos en

Temas