Opinión

El cinismo del Congreso con el ‘veto de bolsillo’

EN MARCHA

Por  Roberto Cruz

Congreso del Estado de Sinaloa.(Foto: El Debate)

Congreso del Estado de Sinaloa. | Foto: El Debate

Hace más de tres años, el primero de junio de 2017, presenté una iniciativa para reformar los artículos 46 y 47 de la Constitución del Estado de Sinaloa, y así lograr eliminar para siempre el abusivo y ya indignantemente famoso “veto de bolsillo”. Esto con el firme propósito de construir justamente un equilibrio entre el Poder Ejecutivo, representado por el Gobernador, y el Poder Legislativo, es decir, los diputados del Congreso, que representan a tres millones de sinaloenses. 

Los legisladores saben perfectamente que todas las veces que ya se aprobó una ley, el diputado presidente o presidenta declara “el presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial del Estado de Sinaloa, túrnese al Ejecutivo para su correspondiente publicación”. Esto significa que cualquier ley o incluso todas y cada una de las leyes ya aprobadas por el pleno del Congreso NO SON LEY, hasta que se publiquen en el Periódico Oficial. Y, según nuestra Constitución, el único facultado para ordenar publicar una ley en el Periódico Oficial es el titular del Ejecutivo, pero lo más grave es que el gobernador no tiene ningún plazo legal para realizar dichas publicaciones. Por lo tanto, el gobernador puede vetar (prohibir, impedir o desaprobar) en los hechos cualquier ley que no sea de su agrado o de su interés, simplemente guardando dicha ley en su “bolsillo” todo el tiempo que el gobernador así lo decida, sin importar que dicha ley ya haya sido aprobada por el Congreso, ya sea por mayoría absoluta o simple (21 de 40 diputados), por mayoría calificada (27 de 40 diputados) o incluso por unanimidad (40 de 40), no importa. Dichas leyes no serán promulgadas, es decir, que no entrarán en vigor hasta que el gobernador decida publicarlas.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El primero de octubre de 2016 me eligieron por unanimidad presidente de la Mesa Directiva, y con el auditorio lleno y el gobernador en turno a mi derecha, desde de mi curul de presidente del Congreso comencé mi posicionamiento diciendo en voz alta “basta ya de la sumisión vulgar del Poder legislativo frente al Poder Ejecutivo”. Para mí, fue un reclamo legítimo de los ciudadanos ya hartos de ver con indignación cómo los diputados vulgarmente se someten a los deseos del gobernador en turno. Fue una frase que causó un silencio absoluto en el recinto lleno de la clase política y que buscaba darle voz a los que no habían tenido voz en el Congreso: los ciudadanos, los sinaloenses que eran representados por diputados que agachaban la cabeza al tener al gobernador por un lado.

Justamente por esto, presenté esta iniciativa para eliminar esta práctica abusiva del “veto de bolsillo”. Seis meses después de que la presenté, por fin logramos que se le diera lectura ante el pleno y se turnara a la Comisión de Puntos Constitucionales y Gobernación el 5 de diciembre de 2017. Mi iniciativa fue “congelada” (obstaculizada) por el PRI; ellos tenían mayoría absoluta con 21 diputados y era de esperarse que no le iban a quitar esa facultad al gobernador de su partido, Quirino Ordaz.

Sin embargo, ya en octubre de 2018, el Congreso tuvo otra mayoría: Morena y sus aliados de la 4T tenía no solo la mayoría simple, sino que lograron tener la mayoría calificada, con 27 diputados, por lo tanto, podían aprobar reformas constitucionales, justamente como la eliminación del “veto de bolsillo”.

Tristemente, esta legislatura ha sido igualmente omisa que la anterior. La mayoría calificada de Morena ha dado muestra de no estar calificada para ser diferente a la mayoría que antes tenía el PRI, y el “veto de bolsillo” hoy sigue vigente. Entonces, ¿de qué sirvió que los ciudadanos votaran por un supuesto cambio con Morena? 

Señoras y señores diputados del Congreso de Sinaloa, ¿acaso no se dan cuenta que esta iniciativa para eliminar el “veto de bolsillo” representa la iniciativa más importante para construir un equilibrio entre Poderes?, ya que, sin ella, cualquier otra ley que aprueben puede no ser promulgada jamás. ¿Qué están esperando para aprobar esta iniciativa? ¿Acaso también hay “moches” para no aprobarla?

No es congruente y no es creíble que ustedes, los diputados y diputadas, ahora se quejen de que “el gobernador está obstaculizando su trabajo legislativo”, cuando son ustedes mismo quienes han sido omisos, quienes han “congelado” nuestra iniciativa y quienes son los únicos responsables de legislar. ¿A quién quieren engañar? ¿O creen que los ciudadanos somos tan ignorantes como para no darnos cuenta que un gobernador no es un legislador? Por su puesto que no es correcto que el gobernador no respete y acate las leyes emanadas del Congreso, pero en estricto sentido jurídico, el gobernador tiene esta facultad legal del “veto de bolsillo” porque ustedes se lo han permitido; son ustedes las diputadas y los legisladores del Congreso de Sinaloa quienes son los verdaderos responsables de este abuso que lastima el marco legal que da orden a todos los sinaloenses.

En mi calidad de ciudadano sinaloense, les solicito con respeto, pero con firmeza, que dictaminen nuestra iniciativa de ley para eliminar el “veto de bolsillo”, por el bien de Sinaloa y por la dignidad del Congreso, que tanto han lastimado. En caso contrario, confío en la inteligencia de los sinaloenses para que, si ustedes no cambian, nosotros podamos cambiarlos a ustedes con nuestro voto en 2021.

 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo