Opinión

El presidente “guardián de las elecciones”

EN MARCHA

Por  Roberto Cruz

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México(Foto: Cortesía)

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México | Foto: Cortesía

Esta semana, en su “mañanera”, López Obrador declaró “voy a convertirme en el guardián de las elecciones”. En el actual contexto de crisis económica, pandemia de coronavirus, desempleo e inseguridad en ascenso, este nuevo amague del presidente, a solos cinco meses de que arranque el proceso electoral para renovar 15 gubernaturas y los 500 diputados federales, podría tener al menos tres implicaciones graves.

Uno, otro distractor más. La Constitución señala que “las elecciones las organiza el INE autónomo” (art. 41); “los gobernantes deben abstenerse de influir en los comicios” (art. 134). Por lo tanto, el presidente amedrenta con esa declaración sabiendo que no tiene ninguna facultad legal para ser “el guardián de las elecciones”; él no es presidente del INE, no es presidente del Tribunal Electoral, es el presidente de la República y su trabajo es gobernar, no es partidista, ni electoral. Pero esto lo hace con el fin de tener a los medios y a las redes sociales hablando sobre “el nuevo disparate del presidente” y con esto evitar que se hable de lo realmente importante, como el aumento tan drástico de los enfermos y muertos por COVID-19, los miles de mexicanos sin trabajo, el aumento de la delincuencia y ni que decir de las mentiras de la 4T en “sus cifras” de contagios y fallecidos en México, donde cada día se rompen los récords del número de infectados y muertos.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

 

Dos, la destrucción de los órganos ciudadanos autónomos, como el INE. Es grave que el presidente quiera usurpar las funciones de ciudadanos a quienes corresponde la organización y el cuidado de las elecciones, despotricando porque “el INE es muy caro y no ha logrado evitar fraudes”. Sí, el INE es caro, pero la culpa es de los diputados de los partidos políticos, que no han querido legislar nuevas reglas de austeridad; y en cuanto a los fraudes, claro que todo sistema democrático es y será siempre perfectible, pero en México y el mundo los fraudes se minimizan al incluir en la organización de las votaciones a los ciudadanos, en lugar de al propio Gobierno en funciones, ya que no debe ser árbitro y jugador al mismo tiempo. La prueba más contundente de que el INE ciudadano sí funciona es que López Obrador es hoy el presidente. ¿Crees que hubiera ganado si las elecciones las hubiera organizado Peña Nieto? ¿Te gustaría que la próxima elección para gobernador la organizara Quirino Ordaz? Así fue durante muchos años, hasta 1990, que se creó un organismo ciudadano autónomo llamado IFE, hoy INE. Antes, cuando el Gobierno era “el guardián de las elecciones”, pasaron más de 50 años para que hubiera alternancia en una gubernatura (Baja California 1989); actualmente, con este INE, en solo cuatro años, de 2015 a 2019, en las gubernaturas hemos tenido más del 65 por ciento de alternancia. 

Tres, la estrategia de gritar “fraude” ante una inminente derrota electoral de Morena y su 4T en 2021. No importa qué encuesta elijas analizar, de 2018 a la fecha, todas, sin excepción, marcan una tendencia a la baja de los porcentajes de aceptación del presidente, de Morena y del Gobierno de la 4T. El desempleo, la inseguridad y la misma corrupción antes del PRI y PAN, hoy de Morena, han causado una terrible decepción de este Gobierno entre la población, y esto se refleja en las encuestas cada vez más. Ante este complicado escenario electoral, muy diferente para Morena de lo que lograron en 2018, el presidente comienza a “vacunarse” para gritar “fraude”, como es su costumbre siempre que no gana, alegando que él “también es un ciudadano más”. Pero no es un “ciudadano más”, es el presidente, y sus declaraciones tienen consecuencias mucho más fuertes que las de un ciudadano común, como tú o como yo. Es imposible confundir la libertad de expresión de un ciudadano, con el abuso del poder de un presidente.

Tal vez todos estos temas te den flojera, es aburrido hablar de política, del Gobierno y de partidos políticos, “todos son iguales”, te entiendo y comprendo tu falta de interés; pero estoy seguro que sí te interesa cuidar tu trabajo o encontrar trabajo; sí te interesa que la escuela de tus hijos sea segura y que tus hijos tengan buenos maestros bien pagados; te interesa que tus hijos tengan opciones para crecer sanos lejos de las drogas o la delincuencia; todo eso sí te interesa, ¿verdad? Pues “ponte trucha” porque tu trabajo, la escuela de tus hijos o la seguridad de tu familia cuando sale a la calle también depende de los candidatos que tú eliges para que sean nuestros gobernantes o diputados. Recuerda que lo importante en una elección no son los políticos, sino tu familia, tus hijos y las decisiones que tú eliges para ellos cada vez que votas. Piénsalo, ya viene el 2021.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo