Opinión

¿Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, pactó con López Obrador?

EN MARCHA

Por  Roberto Cruz

Lozoya es uno de los presuntos implicados en el caso Odebrecht(Foto: El Debate)

Lozoya es uno de los presuntos implicados en el caso Odebrecht | Foto: El Debate

Emilio Lozoya, exdirector de Pemex en el sexenio de Enrique Peña Nieto, estuvo prófugo escondido en España por casi nueve meses, hasta que fue detenido por la Interpol en Málaga el 12 de febrero de 2020, por “presuntos actos de corrupción, delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita derivados de la venta de la planta de agronitrogenados y, específicamente, de haber recibido sobornos por al menos 10 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht, a cambio de ganar licitaciones de contratos en refinerías”.

El 30 de junio, Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la República, informó que “Lozoya había presentado su solicitud para ser extraditado a México para cooperar con las autoridades mexicanas ofreciendo más de 15 horas de grabaciones que se centran en las negociaciones y sobornos que se repartieron para aprobar la reforma energética”. Hace una semana, el 17 de julio en la madrugada, Lozoya Austin aterrizó en Ciudad de México, pero no fue recluido en la cárcel para enfrentar su proceso, sino que fue internado en un hospital por un diagnóstico de anemia.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Tan solo tres días después, el lunes de esta semana en su “mañanera”, el presidente López Obrador pidió “cuidar a Lozoya, no solo su salud, sino físicamente hay que cuidar al señor porque, según información que tenemos, él ya hizo una primera declaración que presentó formalmente ante la Fiscalía en donde ya empezó a mencionar a personalidades y políticos sobre el manejo del dinero. Y esa declaración ya se filtró a los medios, ya es de dominio público, y al parecer es real, es cierta.

Entonces, lo que él va a decir sí cumple con el compromiso con la fiscalía. Van a ser revelaciones muy fuertes que podrían poner en riesgo su vida”. 

Esta declaración pública del propio presidente, así como la solicitud del mismo Lozoya para ser “extraditado” a México, nos arrojan una serie de cuestionamientos que ¿podrían derivar en un claro pacto de impunidad entre ambos personajes para favorecer electoralmente a la 4T, a Morena y a sus aliados aportando escándalos de corrupción sobre priistas y panistas de cara a las votaciones federales en 2021? 

Cuando un país concede la extradición de un presunto criminal, este queda sujeto a proceso para ser juzgado en su país de origen “exclusivamente por los delitos que se le imputan (ningún otro)”; no es el caso de Lozoya, ya que él mismo solicitó su traslado a México, por eso ni siquiera fue necesaria la firma del Consejo de Ministros españoles para conceder su extradición, por lo tanto, podrían juzgarlo por los delitos que ya se le señalan, más los que resulten durante el proceso; entonces, ¿por qué fue el mismo Lozoya quien solicitó su traslado?, ¿acaso ya sabía que no pisaría la cárcel?, ¿lo hace a cambio de absolver a su mamá, su hermana y a su esposa, quienes también enfrentan órdenes de aprensión?

Es claro que el interés de la ciudadanía es castigar a todos los políticos corruptos que le han robado tanto al país, pero acaso ¿no se da cuenta el presidente Obrador que con su declaración ante los medios está “flagrantemente violando el debido proceso al dar a conocer información competente al proceso judicial en contra de Emilio Lozoya más los que resulten responsables”? Con esto bien podrían alegar ante el juez que se deseche el caso por estas violaciones, tanto del presidente de la República como del fiscal general, ya que se supone que la Fiscalía es autónoma, entonces ¿cómo supo el presidente que ya Lozoya empezó a dar nombres de políticos? A menos que ¿esa declaración del presidente sea parte del mismo pacto de impunidad para inhabilitar el juicio de Lozoya a cambio de otros nombres de mayor peso, como el exsecretario de Hacienda Luis Videgaray o incluso el expresidente Peña Nieto? Así como una lista de exdiputados federales y exsenadores que aprobaron la reforma energética? Los del PRI van a alegar que su voto fue partidista, para respaldar a su presidente, pero los del PAN podrían ser sujetos de haber sido parte de esos sobornos y tráfico de influencias, lo cual también es un delito grave. Aquí en Sinaloa hay varios de esos nombres que aprobaron esa reforma energética cuando eran legisladores federales, al tiempo. 

Por lo pronto, a nosotros como ciudadanos nos toca estar muy bien informados sobre el desarrollo del debido proceso y, en caso de resultar cierto, no volver a votar por ninguno de esos nombres; y si los hacen “pluris” para protegerlos, por ninguno de esos partidos políticos. La pregunta es ¿ese debido proceso va a concluir antes de las votaciones?, ¿o solo será otro circo mediático donde al final se consolide otro pacto de impunidad?

 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo