Opinión

Armas para los ciudadanos: ¿torpeza o perversidad?

EN MARCHA

Por Roberto Cruz

-

Ahora, Alejandro Moreno increíblemente anuncia que la bancada del PRI en el Congreso va a proponer “modificar la ley de armas de fuego para que con facilidad las familias mexicanas puedan tener acceso a armas de mayor calibre, a efecto de que puedan proteger su casa, su negocio, sus vidas, puedan defender su cuadra de los delincuentes, ya que no hay Estado que cuide a los mexicanos”. Es decir, a falta de garantías de seguridad por parte del Estado mexicano, la “propuesta de solución” del PRI es una guerra entre delincuentes y ciudadanos; asesinos criminales contra vecinos y trabajadores.

Te invito a ser consciente de la magnitud de las palabras de la propuesta de “oposición”. Armar a los ciudadanos para que “defiendan su negocio, su cuadra”. Te imaginas dos o tres vecinos agarrándose a balazos con pistolas calibre 9 mm o 45 o rifles de alto poder como una AK-47, Cuerno de Chivo, contra una célula perfectamente armada con entrenamiento militar con armamento más poderoso como granadas, o Barrett M82 calibre .50, sería una locura. Proponer armar a la ciudadanía es, en realidad, fomentar el caótico tránsito hacia un Estado fallido total; porque el siguiente paso después de armar al pueblo es la anarquía, ya que el Estado se declara totalmente incompetente para garantizar la seguridad de la ciudadanía.

Por otra parte, Ricardo Monreal, coordinador de la bancada de Morena en el Senado, fue tajante en descartar apoyar esa propuesta al afirmar que “nunca ha funcionado eso. Establecer leyes, ordenamientos jurídicos que permitan armarse a los ciudadanos sería el inicio del caos”.

La torpeza de la oposición no alcanza a ver que su “propuesta de solución sobre seguridad” sería en realidad un multiplicador de la violencia en todo el país. La violencia no se combate con armas, las armas fomentan la violencia. Si un ciudadano a punta de pistola defendiera su negocio porque le quieren “cobrar piso” pidiéndole una cuota y llegara a matar al delincuente, no sería absurdo pensar que ese grupo criminal va a regresar a quemar el negocio y matar posiblemente a toda una familia, socios y/o amigos. ¿Acaso este es el nivel de torpeza de una oposición tan pobre en ideas que recurren a estas ocurrencias para llamar la atención? O peor aún, ¿será la perversidad de servir a intereses económicos bélicos y el PRI ya fue comprado para impulsar la venta de armas en México a escala nacional?

No sería nuevo ni secreto que intereses como los de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) financien campañas. Por ejemplo, en 2016, la NRA gastó más de 20 millones de dólares en una campaña de publicidad contra Hillary Clinton, más otros 10 millones de dólares a favor del candidato republicano Donald Trump. Asimismo, ha invertido millones de dólares en apoyar a senadores como Marco Rubio y Ted Cruz que, por cierto, han atacado en repetidas ocasiones al presidente López Obrador. ¿Acaso, entonces, será la NRA quien esté financiando a diputados y senadores del PRI para inflar la venta de armas expandiendo su mercado hacia el pueblo de México? Si así fuera, es claro que ellos no van a sufrir la muerte, la sangre, la tristeza y las miles de oportunidades perdidas para nuestras familias.

Yo me resisto a tener un México en donde tenga que enseñarle a mis hijos a defenderse a balazos. Grandes hombres y mujeres lucharon y sacrificaron sus vidas para lograr tener una nación ordenada y pacífica. Estoy consciente del enorme reto en seguridad, somos muchos quienes hemos sido víctimas de la violencia; pero prefiero armar a mis hijos con armas más poderosas como la educación, el valor de la honestidad y el respeto para atesorar la paz. La verdadera solución para terminar con la violencia no está en las armas, está en las aulas.

Síguenos en

Últimas noticias