Opinión

La honestidad es muy buen negocio: Mecánico ciudadano

EN MARCHA

Por  Roberto Cruz

Foto temática(Pixabay)

Foto temática | Pixabay

Hace unos días estaba platicando en mi casa con un amigo, el Goyo Estrada, un empresario chambeador que tiene un taller mecánico aquí en Culiacán que le da trabajo a 39 familias. Su taller, cuando lo adquirió hace dos años, tenía en su página de Facebook una docena de malos comentarios de clientes que se quejaron por alguna situación donde quedaron insatisfechos con su taller (que pertenecía a otro dueño). Así que el Goyo se dio a la tarea de contactarlos y ofrecerles resarcir su queja diciéndoles que iba a “reparar de nuevo sus carros sin ningún costo”, invirtiendo tiempo y dinero de su bolsa para dejar contentos a esos clientes molestos y marcando un parteaguas en el taller, ya con el nuevo propietario de Motor Garage.

Cuando otro amigo le preguntó “¿por qué hiciste eso? si tú no eras el dueño, no fue tu culpa”, entonces el Goyo, sin dudar, contestó: “es cierto, no fue mi culpa, pero ahora como el nuevo dueño soy el responsable de reparar esa situación con esos clientes. Es mi jale resolverlo, y la neta la honestidad es muy buen negocio”. Órale, de volada se me vino a la cabeza la bola de políticos que hoy nos gobiernan, pero que cada vez que se les cuestiona por resolver nuestros problemas de salud como la falta de medicamentos, la falta de oportunidades de trabajo o la situación mediocre por tantas carencias en las escuelas de nuestros hijos, escuchamos decir la misma indignante cantaleta “esto es por culpa del PRIAN” haciendo gala de su ineptitud para resolver los problemas que nuestras familias enfrentan todos los días. Y sí, tienen razón, la culpa es de quienes nos gobernaron en el pasado, pero también es cierto que quienes nos gobiernan hoy son los responsables de resolver y hacerle frente a estos problemas de salud, de educación y de generar las oportunidades de chamba que no tenemos, en lugar de empeorar nuestra situación y solo limitarse cobardemente a señalar el pasado. No cabe duda que les hace mucha falta el valor y la responsabilidad de un mecánico y empresario como el Goyo; una vez más, un ciudadano les pone el ejemplo a la bola de políticos del pasado y del presente.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Me impresionó su frase “la honestidad es muy buen negocio”, el Goyo continuó “prefiero conservar un cliente que ganarme un peso; un peso es un peso, pero un cliente que regresa trae más pesos, mi taller crece y puedo darle más chamba a más trabajadores”. De ese tamaño es la estatura del Goyo Estrada. Pensando en Culiacán, sin duda prefiero al mecánico y ciudadano Estrada, que al morenista y alcalde Estrada (quienes, por cierto, no son parientes). Sus valores y principios son totalmente diferentes entre el ciudadano y el político.

Ojalá los actuales gobernantes también hubieran entendido que política y electoralmente la honestidad es muy redituable; ellos nunca lo entendieron, mientras que los ciudadanos siempre lo hemos sabido. El motor en Sinaloa y en México está desvielado, necesitamos un cambio, una reparación mayor. La pregunta es: y tú, ¿cuál mecánico prefieres? ¿El taller del ciudadano honesto o el del político bribón?. La respuesta no se nos va a olvidar en 2021.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo