Opinión

Cambiando al mundo

COMPÁS Y ESCUADRA

Por  Roberto Valdez Prado

Vemos los acontecimientos actuales con delitos, complicidades, conflictos, protestas, agresión, abusos, violencia de grupos sociales, y tenemos que aceptar que son el resultado del empobrecimiento de los valores éticos y morales. Una gran mayoría deseamos que las cosas fueran distintas, que pudiéramos habitar en ciudades donde reinara la paz y la convivencia.

Deseamos que cambie el mundo. La gente desea que cambien las cosas y no se da cuenta que el mayor cambio lo puede generar la persona misma. Si queremos algo diferente, ese algo somos nosotros mismos. Nosotros somos la mayor aportación que podemos dar a la sociedad. Lo que hagamos con nosotros mismos, será la más poderosa y eficiente aportación para el cambio que deseamos en la sociedad. Los hábitos, las costumbres y las creencias que ya se tienen, son los principales obstáculos para acceder a una nueva forma de vivir. ¿Y qué tal si ahora hacemos algo diferente, y a partir de hoy somos amigables con los demás? ¿Si ya no damos “mordidas”, ni las recibimos? ¿Que pasaría si denunciamos cada hecho delictuoso que veamos? ¿Qué tal si intentamos conservar la serenidad cada vez que nos ofenden en vez de contestar con agresión? Si realmente deseas que cambien las cosas, no podrás conseguirlo si no piensas por ti mismo. Si optas por hacer de tu vida lo mismo de siempre, seguiremos viendo también lo mismo: violencia, irrespeto, ofensas, daños, etc. Tu o yo, somos la esperanza para lograr un cambio, pero tenemos que empezar ahora. Haz lo correcto, lo justo, y cuando veas a otro hacer lo incorrecto, díselo. Ese puede ser el mejor banderazo de salida para cambiar las cosas. Sigue tus deseos, cambia las cosas ¡haz algo diferente! Cambia al mundo. Empieza cambiando tu mismo.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo