Opinión

Don Alfonso no pudo dejar sucesor, le impusieron a Toledo

HISTORIAS Y AVENTURAS...

Por  Rosario Oropeza

Urge una revisión a fondo al transporte escolar de paga, la mayoría de las unidades son obsoletas y demasiado incómodas para el educando.

Se empieza a calentar la plancha en el ámbito político rumbo a las elecciones del año 2021, nomás pasó la rosca de reyes y ya andan a todo lo que dan “Anímate Chuy”, “Puro Cuén” y hasta Aarón Irízar coquetea con el PAN, esto a pesar de que siempre ha sido priista.

Y es que ahora la política es diferente, ya no hay partidos únicos ni omnipotentes como antes, cuando todo lo meneaba el PRI y cada gobernante, antes de salir, dejaba a su sucesor, y con el hecho de ser candidato, se sentía entronizado.

Don Alfonso G. Calderón fue gobernador de Sinaloa de 1975 a 1980, y en marzo de su último año, citó en casa de Gobierno a los 17 alcaldes de la época, Navolato no era municipio aún. Sin más ni más les dijo: “La lucha sobre mi sucesor ya entró en su fase final, les planteo mi propuesta, Lázaro Ramos Esquer, Alfonso Cebreros Murillo, Renato Vega Alvarado y Óscar Orrantia, a trabajar”.

Todos pensaban que había mejores alternativas, entre ellas el entonces tesorero Roberto Wong Leal, a quien Calderón descartó, pues jamás le expresó que deseaba ser gobernador, también Hilda Anderson o Gilberto Ruiz Almada, entre otros. La decisión llegó de México en la figura del exsecretario de la Reforma Agraria Antonio Toledo Corro, y Calderón tuvo que retorcer las tripas. Así gobernó ATC del 81 al 86. ¡Qué golpe tan duro!   

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo