Opinión

Fantasías e ilusiones las vivencias de ayer en Semana Santa

HISTORIAS Y AVENTURAS… 

Por  Rosario Oropeza

Llegó la Semana Santa 2019, tiempo de reflexión y de paseo, a donde quiera que vaya, cuídese y disfrute sanamente, es lo mejor.

La Semana Santa es la conmemoración anual de la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, precedida por el tiempo de Cuaresma que inicia con el Miércoles de Ceniza y la pagana fiesta del carnaval. Para muchas personas son días de recogimiento y de celebración eucarística; para la mayoría, son fechas propicias para las vacaciones y vivir la tradición de acudir a las playas y bañarse en el mar, aunque hay quienes combinan ambas actividades.

El caso es que las playas, el mar, la arena, el sol, los bellos paisajes que la naturaleza nos ofrece, son verdaderamente mágicos y eso nos envuelve y nos transporta a un mundo real que el creador del universo nos ha regalado. Desde niños, a quien esto escribe, nuestro padre nos enseñó a querer el mar, a disfrutar de su fantástica belleza, y con ilusión esperábamos el momento para estar en esos bellos paisajes que hasta la fecha admiramos.

Eran otros tiempos, no había maldad, todo era virgen y limpio, para disfrutar noches plagadas de estrellas y días de sol y pesca, solo ocupábamos una carreta y una mula, nuestra cama era la arena, unos costales y una cobija, la cocina, una hornilla y unos leños para freír el pescado recién sacado de los esteros, y unas tortillas encenizadas. Hoy todo es distinto, los bellos tiempos y la niñez, jamás volverán… ¡Qué golpe tan duro!