Opinión

Hermoso mensaje en una canción:‘Gracias a la vida’

HISTORIAS Y AVENTURAS...

Por  Rosario Oropeza

Nos queremos aferrar a lo imposible. La vida es así, con altos y bajos; sin embargo, existen momentos en los que se hace necesario detener el camino y reflexionar.

Oímos sin escuchar, por eso los contenidos de algunas canciones llevan una letra que no comprendemos, pero que en el fondo nos dejan un importante mensaje, como esta que compuso la chilena Violeta Parra en 1966: “Gracias a la vida que me ha dado tanto. Me dio dos luceros que cuando los abro, perfecto distingo lo negro del blanco, y en el alto cielo su fondo estrellado, y en las multitudes el hombre que yo amo”.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

“Gracias a la vida que me ha dado tanto. Me ha dado el oído que en todo su ancho, graba noche y día grillos y canarios, martillos, turbinas, ladridos, chubascos y la voz tan tierna de mi ser amado”.

“Gracias a la vida que me ha dado la marcha de mis pies cansados. Con ellos anduve ciudades y charcos, playas y desiertos, montañas y llanos, y la casa tuya, tu calle y tu patio. Me dio el corazón que agita su marco cuando miro el fruto del cerebro humano, cuando miro el bueno tan lejos del malo, cuando miro el fondo de tus ojos claros”.

“Gracias, gracias a la vida”.

¿Y saben qué?, Violeta Parra se suicidó en 1967, un año después de esta inspiración.

¿Cuál sería el misterio de este himno a la vida?... ¡Qué golpe tan duro!

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo