Selecciona tu región
Opinión

Rosario sí se atrevió a denunciar

HISTORIAS DE VENUS

Por Jacqueline López Leal

-

Hoy les ofreceré una Historia de Venus de reflexión y mensaje. Tal vez sea un caso más de los que hemos publicado, pero no, este me resulta diferente por el sólo hecho que me lo compartió un hombre. Sí, un hombre reportando al auxilio de una mujer. 

Durante un año, Rosario  vivió y sufrió constantes maltratos de todo tipo. Una real tortura mental que le infundía la idea de que ella merecía sufrir la violencia. Después de haber sido golpeada de la forma más atroz sin consideración alguna, ella misma se reponía, sin solicitar ni pedir ayuda a nadie. Un buen día,  se armó de valor y decidió llamar a un amigo y platicarle lo que estaba viviendo con su pareja. Le mostró las señales del maltrato, moretones y rasguños, pero ella aún con la esperanza de que su pareja (agresor) pudiera cambiar.

“Nadie te va a apoyar, sin mí no eres nadie. Me necesitas para que puedas llevar una vida feliz y sin problemas, en especial económicos, tú no sabes hacer nada”, le decía su pareja para que Rosario sintiera que ella no era nada sin él. 

Cierto día, comenta Rosario, llegó a su casa y vio que su coche tenía  severos golpes en los costados. De inmediato, recibió un mensaje en su celular, donde decía: “¿Te gustó como te limpié tu auto?”. De inmediato se dio cuenta que había sido su pareja.

La última agresión que le infligió fue que llegó a su casa y la amenazó con un arma blanca. Le dijo que si lo dejaba, ya sabía lo que le pasaría, y que ni siquiera lo intentara. Pasó un año de esa relación de violencia física y emocional, pero nunca paró. 

Ella sabía que debía salir de esa tormentosa situación, pero no sabía cómo. Fue a través de su amigo que acudieron a poner la denuncia de agresiones a las instancias correspondientes, y se le dio seguimiento oportuno y rápido a su caso. 

Por desgracia, la mayor parte de la violencia contra las mujeres ocurre en el seno de las familias, por sus parejas. La falta de independencia económica es uno de los grandes obstáculos para que las mujeres violentadas salgan de sus relaciones. Lo primero que debe hacer una mujer en situación de violencia, es recuperar el autoestima, reconocer en qué es buena, en qué tiene habilidades. El sentimiento de autosuficiencia económica es un proceso que se construye poco a poco, según los expertos.

Si estás pasando por situaciones similares, puedes llamar a los siguientes teléfonos: CAVI: 6699-85-50-55, Immujer: 6699-15-80-75. 

Mi reconocimiento a este Hombre, que ayudó a su amiga Rosario para que ella pudiera tener esa confianza y seguridad en denunciar al agresor y que no culminara en algo más lamentable.

Tenemos que ser conscientes, que la violencia y las agresiones a mujeres es una vereda muy corta hacia el feminicidio. Y que si los hombres son parte del problema, también pueden aportar y ser parte de la solución. 

Síguenos en
Más sobre este tema