Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Rumbo al PRI

GUASAVE

Para ninguno, parece, como habría de suponerse, se encuentra desbrozado el camino rumbo a la presidencia del Comité Municipal del PRI, designación que se llevará a cabo allá por el mes de julio o agosto.

A la lista en la que se asumía sólo estaban Víctor Espinoza, Baltazar Villaseñor y Feliciano Valle, se han venido a sumar, no se sabe si por instrucciones o simples ganas de participar, Irma Cortés, Miguel Ángel Robles, José Menchaca, Efraín Ibarra, Manuel Zambada, J. Guadalupe Barraza y Crescencio Algándar. Sobre estos últimos hay que mencionar que mucho se ha dicho que fueron de los que jugaron en contra.

Desde luego, sin duda, los que mayores posibilidades tienen de alcanzar la nominación serían los tres primeros, sin que ello implique necesariamente que el resto se tenga que descartar en definitiva.

Lo que sí hay que decir es que, por los informes que se tienen, el CDE del PRI, en medio del juego de intereses de los grupos pueblerinos, piensa apoyar a priistas sobre los que no haya sospecha de haber sido de los "chaqueteros" que contribuyeron a que se perdiera Guasave.

Y entre los aspirantes quien no parece estar muy libre de la suspicacia es Irma Cortés, sobre cuya firmeza de convicciones hay serias dudas partiendo de su actuación durante el proceso para nombrar a los síndicos.

Entre paréntesis hay que decir que la dirigente estatal, Martha Tamayo, por instrucciones del mando central, hará un sondeo entre el priismo con el fin de contar con un punto de referencia que sirva para tomar la decisión, porque en cuanto al perfil que necesitan para entregar el partido lo tienen muy claro, y por lo que se oye, será difícil que nombren a uno del ala malovista.

Hasta lo que nosotros como simples escribidores sabemos, las opiniones más favorables hasta ahora las está recibiendo Feliciano Valle López, no sólo por ser un "priista duro", sino por tener al lado el consenso de influyentes corrientes internas, amén de que tendría el "vobo" de su consuegro, el senador Aarón Irízar.

Aunque ciertamente Chano Valle no representaría ni con mucho el necesario cambio generacional que requiere el tricolor, por su experiencia, oficio y lealtad es el que concita mayor confianza para el proyecto de tratar de ganar la diputación federal el año de enfrente y recuperar la alcaldía dentro de tres años.

Ahora bien, sobre las pretensiones de José Menchaca y Manuel Zambada, qué podríamos decir. Creemos que sus posibilidades están supeditadas a que entre los más fuertes se desate un "San Quintín" y puedan surgir por el medio en una eventual decisión salomónica.

En el caso de Miguel Ángel Robles, que se "tomó una tacita de café" como alcalde, si acaso es cierto que también está interesado, ahí sí ya no sabríamos sobre qué finca su aspiración para volver a dirigir el partido, pero bueno, como decía "el cuñao" aquel ujier del Cine Murcia: él sabrá "a qué atiene".

Tampoco su pariente político, Efraín Ibarra, en su idea de suceder a Diana Armenta anda tan desamparado en materia de padrinazgo político, pues dicen que lo impulsa el diputado Blas Rubio.

Pero volviendo a lo de Valle López, evidentemente le convendría ser el dirigente del PRI, sobre todo si tiene, como parece que sí lo tiene, el proyecto de ser candidato a diputado local dentro de tres años en lugar de Ramón Barajas.

Por lo demás y en refuerzo a las especulaciones de que Valle López está en tesitura de regresar al PRI, seguramente que no está agusto en la fría banca política.