Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Saldo fatal

GUASAVE

Si bien el dicho popular que afirma que "lo barato sale caro" no es ley, habría que reconocer que sí aplica en el caso del considerable crecimiento del parque vehicular de motocicletas y las consecuencias fatales que los accidentes de este tipo de vehículos han dejado al menos en los últimos dos años, incluso esta tendencia comercial motivada por el encarecimiento de los combustibles, el bajo precio de las ligeras unidades y, sobre todo, las facilidades de pago que hacen accesible la compra para quien sea, juegan un papel que marca diferencia.

Ciertamente la compra por sí misma no es garantía de accidente, pues habría que reconocer que esto último depende de la pericia y responsabilidad del conductor a la hora de circular, así como del empleo de aditamentos de seguridad, sobre todo el casco, pero es indudable que estas unidades no ofrecen por sí solas ninguna defensa para él o lo tripulantes al momento de una colisión, pues siempre el conductor es el más expuesto por baja que sea la velocidad con que circula.

Obviamente la intención de estas líneas no es tratar de boicotear la compra de estas unidades, de ninguna manera, lo único que se pretende es generar una reflexión entre la ciudadanía sobre las medidas de seguridad y los factores a considerar a la hora de subirse a una motocicleta, pues informes de autoridades de Tránsito Municipal confirman que el exceso de velocidad y el uso del caso pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

El tema no es menor si se toma en cuenta que sólo durante junio ocurrieron 13 percances de motocicleta, con un saldo de dos menores muertos, lo que habría de motivar una mejor cultura de manejo, pero también de responsabilidad para quienes acostumbran utilizar las motocicletas como vehículos familiares, cuando en realidad son en su mayoría para una sola persona, o ya en un extremo, dos.