Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Salen airosos

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN
Avatar del

Por: Redacción

La necesidad de algunos se ha convertido en el padecer de muchos más. En las últimas fechas han ido en aumento los robos a establecimientos comerciales, mismos que, a decir de los dirigentes de este rubro, no se deben a la incapacidad de las autoridades, sino a la necesidad de hombres y mujeres por hacerse de un ingreso.

Las adicciones y la falta de empleo pueden ser algunos de los factores que los orillan a cometer atracos.

Es un mal que ha aquejado a la sociedad, y la mayoría de los casos queda en la impunidad, arrojando mermas para los comerciantes, que han venido navegando con un problema social que con el paso del tiempo se convierte en un asunto que va mucho más allá de un simple robo, actos en donde se han superado las diversas medidas de seguridad implementadas por los propios dueños.

Seguridad privada es el recurso más común, al que se recurre, pero del que las estadísticas indican un evidente fracaso. Aun así, no se responsabiliza a las autoridades.

¿Entonces de quién es la responsabilidad? ¿De los propietarios?

Las autoridades en este tema, para algunos, salen airosas, sin culpa, cuando su compromiso y trabajo se basa en el bienestar y seguridad de la comunidad en general.

Su ineficiencia al actuar arroja graves consecuencias, como el contar con reclusorios atiborrados de personas que por robar gallinas, celulares, ropa o unos cuantos pesos, tienen que pasar condenas largas a espera de un proceso, que en la mayoría de los casos no tiene un final.

Sin duda, es un problema grave, social, que no nada más incluye a los comerciantes, sino a la sociedad en general.

Los robos de autos, asaltos en camiones urbanos, ¿eso tampoco es responsabilidad de la autoridad?