Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿Salvar el mundo?

JAQUE MATE

La idea de que el cambio climático representa una amenaza existencial a la humanidad es risible.

Richard Tol

Un artículo en el Financial Times de Londres declaraba este domingo: "Aún hay tiempo de salvar al mundo." Con este titular se presentaba un estudio del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas en el que se ofrecen propuestas de mitigación del alza en las temperaturas a través de la limitación de las emisiones de carbono (www.ipcc.ch).

El título que los editores del Financial Times eligieron es reflejo de la visión que la cobertura informativa ha generado acerca del calentamiento del planeta. O reducimos dramáticamente las emisiones de carbono, aun a costa de hundir a la humanidad en una pobreza peor a la de antes de la revolución industrial, o condenamos al planeta a la destrucción.

En el mismo Financial Times Richard Tol cuestionaba el 31 de marzo esta visión catastrofista. "Los humanos son una especie dura y adaptable. La gente vive en el ecuador y el Ártico, en el desierto y en la selva tropical. Sobrevivimos las edades de hielo con tecnologías primitivas. La idea de que el cambio climático representa una amenaza existencial para la humanidad es risible."

El holandés Tol, profesor de economía de la Universidad de Sussex en Gran Bretaña y de economía del cambio climático en la Universidad Vrijee de Amsterdam, participó en el Panel Intergubernamental de las Naciones desde 1994, pero se retiró en 2013 porque consideró el tono de sus informes como excesivamente alarmista. Tol no es un climate denier: acepta que la temperatura del planeta está subiendo y que es producto de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero advierte que un recorte excesivamente fuerte de la actividad económica tendría peores efectos, especialmente para los más pobres, que los del calentamiento de la Tierra.

Ottmar Eddenhofer, copresidente del grupo que redactó el nuevo informe del Panel Intergubernamental, afirma que la posibilidad de "mitigación" ofrece "un mensaje de esperanza". Para la "esperanza" implica recortar entre 40 y 70 por ciento las emisiones de aquí a mediados de siglo. Con las actuales tecnologías energéticas esto significaría un desplome de la economía y un aumento astronómico en la pobreza.

Lo peor es que las emisiones en lugar de caer están aumentado. Si bien el Protocolo de Kioto comprometía a los países desarrollados a disminuir sus emisiones, casi todos las han aumentado. Incluso aquellos supuestamente comprometidos con el protocolo, como Alemania y Japón, están elevando sus emisiones por la supresión de la generación nuclear de electricidad. Estados Unidos, el único país desarrollado que no ratificó el protocolo, ha sido el único que ha reducido sus emisiones, gracias al remplazo del carbón por gas natural de lutitas (shale gas) en la generación de electricidad.

Aun si realmente fuera posible eliminar de tajo todas las emisiones de gases, el planeta seguiría calentándose debido a los gases ya acumulados en la atmósfera. Miles de millones de personas, sin embargo, morirían de hambre al quedar sin empleos ni alimentos. Esta tragedia sería muy superior a la de los peores escenarios del calentamiento global.

La acumulación de gases ha hecho que la temperatura del planeta se eleve 0.8 grados en los últimos 100 años, lo cual no ha impedido que estos 100 años hayan sido los de mayor avance material en la historia. Un calentamiento adicional de 2 grados, que con las actuales tendencias se llevaría unos 40 años, podría "causar pérdidas equivalentes al 0.2-2 por ciento del producto mundial" según Tol. "En otras palabras, medio siglo de cambio climático es equivalente a perder un año de crecimiento económico." En cambio, reducir el uso de la energía entre 40 y 70 por ciento arrojaría a la humanidad a un nivel de pobreza que causaría hambre y guerras.

EVITAR IMPUESTOS

Un grupo de accionistas de Walgreens está presionando a esta cadena de farmacias a mudarse a Europa para evitar el mayor impuesto corporativo de Estados Unidos.

Twitter: @SergioSarmiento