Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Santa Anna no vendió Texas

SAPIENZA

La respuesta natural de la comunidad homosexual por el rechazo de los heterosexuales es la ira. El rechazo es algo que se da en todos los estratos de la sociedad, pero es más común no sólo hacia los homosexuales, sino entre la misma comunidad homosexual. Este rechazo entre ellos se manifiesta más en el cambio constante de parejas y no es del todo infrecuente que después de uno de estos rechazos amorosos se den casos de suicidio. Este cambio de parejas, más constantes entre la comunidad de homosexuales que entre los heterosexuales, hace a los homosexuales más promiscuos… ¿Vendió Antonio López de Santa Anna Texas a los Estados Unidos? Bueno, Santa Anna fue de los pocos que peleó contra las tropas enemigas, y cuando Texas, una nación independiente, decidió unirse a Estados Unidos, México recibió 15 millones de dólares, pero no por Texas, sino por Nuevo México, para unir Texas con California. El acuerdo de paz lo firmó el presidente provisional Manuel de la Peña y Peña, y el dinero lo recibió otro presidente provisional mexicano (cambiábamos de gobierno muy a menudo), Pedro María Anaya. No lo recibió Santa Anna. El idioma esperanto no incluye verbos irregulares… Cuando la gente no cree en Dios, es capaz de creer en cualquier cosa. Así, tenemos gente que ha recurrido a todo tipo de prácticas esotéricas y de brujería, algo que está muy de moda entre los políticos no sólo mexicanos, sino de todo el mundo. Creen que mediante hechizos y limpias pueden protegerse de sus enemigos y al mismo tiempo eliminarlos del camino. La brujería es algo real a la que recurre mucha gente en busca de éxito material pero a cambio de su perdición espiritual. Si salieran a la luz las prácticas de políticos y empresarios quedaríamos sorprendidos por sus creencias. Y nos sorprenderíamos que muchas cosas de trascendencia social se las dejen a los espíritus para que decidan qué es mejor para nosotros… Sin importar condición económica o social, todo mundo tiene expectativas por alcanzar.