Opinión

En reelección no hay pase automático

SUSTANCIA SIN RETÓRICA

Por  Saúl Lara Espinoza

Aspectos en casillas electorales(Foto temática El Debate)

Aspectos en casillas electorales | Foto temática El Debate

Si bien es verdad que la norma constitucional y legal permite la reelección, también es cierto que no existe el pase automático para ello, sino que hay que ganársela a pulso. Es decir, con trabajo concreto y efectivo que trascienda a favor de la sociedad, no solo para hacer negocio con el poder y vivir en el confort a partir del erario público.

Dicho trabajo efectivo y concreto debe demostrarse en los hechos, no únicamente pagando propaganda con dinero del pueblo para simular que se está trabajando. No, porque eso es solo inducción de imagen personal a favor de quienes pretenden reelegirse, hay que evaluarlos con el rigor técnico requerido, para lo cual es necesario verificar las atribuciones que cada quien tiene a partir de las normas que rigen el cargo de quienes pretenden hacerlo, o brincar a otro puesto de elección popular de mejor nivel que les deje mayores “ganancias” a esos que dicen ser “políticos”.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Decimos “ganancias” entrecomilladas porque algunos hacen negocios turbios a expensas del poder público, ya sea creando empresas a nombre de determinados prestanombres o testaferros, a las cuales les adjudican pingües contratos, simulando ciertas licitaciones públicas o realizando adjudicaciones directas que en realidad son materialmente de ellos, a quienes la vox populi les llama “políticos”, pero en realidad son bandidos. Así de simple.

Ah, eso sí, algunos de ese tipo de personajes tienen mucha habilidad histriónica para sonreír en cualquier acto público en el que se presentan. Algunos, incluso, hacen propaganda a raíz de determinadas desgracias ajenas, apareciendo como los “mecías” o “salvadores” en los medios de comunicación. Por ejemplo con la pandemia que hoy vivimos, como sucede con algunos ediles de los municipios de Sinaloa, quienes hacen negocio particular con las transferencias del Gobierno federal. Incluso, entre ellos hay presidentes municipales que se colaron en la 4T, pero que en realidad son unos bandidos. No creemos que AMLO o Morena los siga premiando, mucho menos el pueblo.

Ah, pero cuidado, porque ese tipo de personajes emplean mucho dinero del pueblo en mecanismos publicitarios para aparecer como si fuesen benefactores, gastando importantes cantidades del erario público, con los que se paga a los medios de comunicación y a algunos “chayoteros” para que los promuevan, forzando así una imagen que en realidad no tienen.

De ahí que no es recomendable irse por las apariencias ni obrar por mera emoción a la hora de emitir el sufragio por un personaje de esa catadura en el proceso de elección de 2021, y menos por un tipo con características histriónicas que pretenda reelegirse, cuando en realidad es un vulgar ladrón que debería estar en la cárcel. Tampoco hay que apoyar a desquiciados o deficientes, aunque se sientan o crean ser grandes luminares, cuando en realidad son analfabetas funcionales.

Por esa razón, se recomienda evaluar con rigor técnico a esa clase de personajes que se colaron en la 4T, pero que en realidad hacen negocios particulares con el poder público o tienen ciertas empresas personales en las cuales utilizan a testaferros para hacer dichos negocios turbios.

Ahí tiene el presidente Andrés Manuel López Obrador un tema trascendente para que ordene una investigación a fondo y le saque provecho a su gira por Sinaloa, a fin de que no promueva la reelección de corruptos que se colaron en la 4T.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo