Opinión

Hacia una normativa específica para la accesibilidad web

SUSTANCIA SIN RETÓRICA

Por  Saúl Lara Espinoza

Una personas escribiendo en el teclado de una laptop.(Foto temática Piqsels)

Una personas escribiendo en el teclado de una laptop. | Foto temática Piqsels

Este servidor, por convicción social y humanística, ha realizado infinidad de investigaciones académicas y empíricas en la búsqueda de soluciones concretas a problemas reales. Uno de ellos se refiere al tema de accesibilidad web de carácter legislativo. 

En dicha línea de investigación nos dimos a la tarea de examinar en el ámbito jurídico a nivel local, nacional e internacional dicho tema, en donde tuvimos la ocasión de revisar, entre otros aspectos, su evolución legislativa en el mundo; respecto de lo cual observamos que es relativamente nuevo su tratamiento normativo, ya que solo tiene poco más de dos décadas desde que por primera vez fue regulado legalmente. En dicha ruta investigativa también observamos que son pocos los países que han emitido leyes o capítulos especiales para regularla.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Aquí en México, y particularmente en Sinaloa, dicho tema es inexistente de manera específica en su legislación secundaria. 

Lo que sí hay son ciertos sistemas operativos provenientes de diversas compañías de sistemas informáticos, pero estos no son suficientes para satisfacer todas las discapacidades, por lo que resulta necesario buscarle una solución legislativa; tomando en cuenta que tal fenómeno, en su arista demográfica, nos arroja que actualmente hay en nuestro país alrededor de ocho millones personas en esa condición, tomando en consideración que al día de hoy se estima que México tiene aproximadamente ciento treinta y seis millones de habitantes. 

Ante lo cual, existe la necesidad de buscarle solución legislativa a la diversidad de padecimientos que implica el fenómeno de la discapacidad, enfocada de modo específico a la accesibilidad web. 

Conocemos a fondo la legislación y la jurisprudencia en la materia que rige en nuestro país en los diferentes niveles —local, nacional e internacional—. Sin embargo, observamos que no existe una regulación específica en materia de accesibilidad web, razón por la cual nos dimos a la tarea de formular un capítulo para adicionarlo, ya sea en la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad o en la Ley de Integración Social de Personas con Discapacidad del Estado de Sinaloa. 

En dicho capítulo se plantea, entre otras cosas, que los sectores públicos, social y privado del Estado mexicano, respeten el estándar internacional ISO/IEC 40500:2012, obtenido mediante la normalización de WCAG 2.0 sobre pautas de accesibilidad del contenido en la web del World Wide Web Consortium (W3C).

Se entiende por accesibilidad en el citado capítulo, la posibilidad de que toda información contenida en la página web pueda ser recogida, comprendida y consultada por todas las personas, considerando también a quienes tienen barreras para el aprendizaje y la participación, como son las personas con alguna o más discapacidades.

Se dispone en el capítulo propuesto, entre muchísimas cosas más, que las páginas de internet en México contengan de forma clara y precisa la información sobre el grado de accesibilidad al contenido de las mismas que hayan aplicado, así como la última fecha en que se hizo la revisión del nivel de accesibilidad expresado.

Para cumplir con esta última obligación, se prevé que las instituciones, organismos y empresas deberán contar con equipos de cómputo que funcionen con un sistema operativo que contemple las funcionalidades y herramientas de uso para personas débiles visuales, ciegas, con problemas auditivos, de habla, con discapacidad motriz o mental; que contengan software educativos con tecnología asistencial verdaderamente avanzados, pero al mismo tiempo amigables o de fácil acceso.

Ahí está nuestra propuesta concreta, la cual la facilitamos al legislador o grupo parlamentario que tenga interés genuino en impulsarla. Estos sí son temas que valen la pena ocuparse de ellos.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo