Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Se hacen trajes a la medida

ITINERARIO POLÍTICO

Los legisladores lo mismo remiendan que descosen; lo mismo rescatan roídas prendas que antaño vestían a "La República" que confeccionan vistosos trajes.

En el frontispicio de las cámaras de diputados y senadores, junto a los nombres en letras doradas de los héroes patrios y de sus apotegmas distintivos —"el respeto al derecho ajeno es la paz"—, pronto podrían aparecer llamativos anuncios en viejo neón que identifiquen una de las tareas más depuradas del Congreso mexicano.

Y de prosperar la iniciativa, en cualquier momento podríamos ver en un lugar especial del frontispicio de los recintos de San Lázaro y Reforma, leyendas como las que antaño identificaban a los ya desaparecidos sastres de barrio: "Se hacen trajes a la medida".

Y es que, en efecto, sean diputados, sean senadores del Congreso mexicano, sus especialidades en la nueva pluralidad parlamentaria son el "bordado a mano", el "trutru" y, sobre todo, "los trajes a la medida". Los legisladores mexicanos lo mismo remiendan que descosen; lo mismo rescatan roídas prendas que antaño vestían a "La República" que confeccionan vistosos trajes a la medida.

Y si existen dudas de las artes manuales de quienes integran el Poder Legislativo, basta echar una mirada al "modelito" más reciente que produjo la curiosa "sastrería del Congreso". Se trata de las leyes político-lectorales; traje a la medida para amortajar al IFE y al Cofipe, para luego vestir a esa suerte de Frankenstein de pantalón corto, mangas holgadas y botones desiguales que se llama INE. Y si quieren evidencias de un "trabajo urgente" pueden echar una mirada a la flamante Comisión de la Familia, que confeccionó el Senado y que recuerda el guardarropa del siglo XVIII.

Pero en este momento el Congreso tiene en sus manos el mayor encargo en años. Elaborar las prendas de vestir de leyes como la de telecomunicaciones y que, por intereses diversos, algunos senadores y diputados pretenden convertir en traje a la medida para satisfacción de un potentado cliente, dispuestos a pagar lo que pidan por la prenda.

Una minoría de diputados y senadores del PRD y del PAN —encabezados por el senador Javier Corral—, pretenden convertir las leyes de telecomunicaciones en traje a la medida para Televisa. ¿Por qué traje a la medida? Porque ese grupo de legisladores intenta que en las leyes secundarias de telecomunicaciones se diga que la preponderancia de un actor en esa industria se determinará "por los servicios" que ofrece y no por su peso específico "en el sector" industrial del que forme parte.

Curiosamente, la Reforma Constitucional que hace meses aprobaron todos los partidos, considera —de acuerdo con la autoridad de telecomunicaciones—, que la preponderancia se determinará a partir del peso de la empresa "en el sector" industrial al que pertenece. Nunca dice que la preponderancia se determinará a partir del peso "de los servicios" que ofrece. Sin embargo, los legisladores capitaneados por Javier Corral pretenden ganar en las leyes secundarias lo que perdieron en la Reforma Constitucional.

Argumentan que si dichas leyes establecen la preponderancia "por sector", Televisa no sería preponderante ni en televisión abierta, "en donde cuenta con más del 50 por ciento del mercado". Por eso, quieren un traje a la medida para sobrerregular a Televisa. Por eso, y contra la letra constitucional, quieren que la preponderancia se determine no "por sector", sino "por servicios".

Lo curioso es que ni el PRD, ni Javier Corral y menos los legisladores que quieren una ley a la medida para Televisa, dieron la pelea que hoy proponen —cuando se aprobó la Reforma Constitucional—, en el tema de la preponderancia. ¿Por qué antes argumentaron poco y hoy gritan en todos los altoparlantes posibles? Las respuestas están a la vista de todos.

1.- Porque en la constitucional no iban a perder lo más por lo menos.

2.- Porque hoy quieren recuperar lo perdido en la constitucional.

3.- Y porque detrás del PRD, de Javier Corral y de algunos azules vestidos de amarillos, está el poder infinito de Telmex-Telcel, que no necesita "telebancada" si puede comprar un partido político completo. Frente a esa aplastante realidad, el debate de la "telebancada" es juego de niños.

Lo cierto es que a Corral y amigos no les importa acabar con los monopolios y menos defender a los consumidores en telecomunicaciones y en televisión. No, a Corral, al PRD y a ciertos panistas vestidos de amarillos les interesa cobrar viejas rencillas y cuidar a una de las partes; defender los negocios del hombre más acaudalado del mundo. "Se hacen trajes a la medida en el Congreso". ¿Tienen dudas?

Y a pesar del poder descomunal de una de las partes, las leyes secundarias dirán que la preponderancia será "por sector". Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx