Opinión

Se les fue el autobús

Por: Carlos Marín

La revelación de coincidencias esenciales entre Guerreros Unidos de Iguala y sus camaradas en Chicago sobre el destino de Los 43 pulveriza una de las suposiciones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Internacional de Derechos Humanos, la del dichoso quinto autobús.

El GIEI consideró fundamental ese vehículo como el móvil de la desaparición de los estudiantes, argumentando que tendría un compartimento con cocaína para exportarla “en línea recta” a la ciudad más poblada del estado de Illinois y tercera de los Estados Unidos.

Un tema de trasiego y mercancía “perdida”, según los expertos enviados por la CIDH.

Nada de esto pasó, nadie de la banda estaba buscando esa droga, nadie la hurtó y mucho menos victimaron a los jóvenes por ese motivo.

Es lamentable que la nueva información se conociera más de un año después de que, basada en la tesis del quinto autobús, la PGR solicitara al gobierno estadunidense confiarle lo que sus agencias sabían.

Lo bueno, sin embargo, es que lo sucedido esa infausta noche vaya quedando, aunque sea tarde, cada vez más claro.