Opinión

Se pertrechan en Morena

OJO INDISCRETO

Por  Tomás Chávez

Aspectos de una sesión en el Congreso del Estado de Sinaloa.(EL DEBATE)

Aspectos de una sesión en el Congreso del Estado de Sinaloa. | EL DEBATE

El divisionismo que se dio al interior de Morena durante la aprobación del presupuesto de Sinaloa para el 2019 sacó a relucir los grupos que desde ahora se pertrechan para buscar la gubernatura en el 2021.

Deducen que llevan ventaja porque ganaron arrolladoramente las elecciones federales y locales.

Por un lado, se asegura que el grupo más fuerte es el conformado por los senadores Rubén Rocha e Imelda Castro, respaldado por la mayoría de los diputados que capitanea la líder del Congreso, Graciela Domínguez.

Por otra parte, se menciona la alianza entre las diputadas federales Tatiana Clouthier y Merary Villegas, pero tampoco se descarta al delegado federal Jaime Montes, que cuenta con un fuerte grupo de colaboradores que hasta el momento se han mantenido a la expectativa, pero que pueden ir agarrando fuerza en cuanto se acostumbren al ejercicio del poder.

También hay alcaldes como Jesús Estrada de Culiacán, Guillermo Benítez de Mazatlán, y Billy Chapman de Ahome, que también miran hacia la luna y esperan que no se les eclipse antes de la contienda.

Popurrí.  “El vicegobernador del norte”, así califican los mismos priistas al secretario de Desarrollo Social, Álvaro Ruelas, y tanto ellos como la oposición empiezan a relacionarlo con todos los cambios de funcionarios que se dan en dependencias de gobierno y en planteles educativos no nada más en Ahome, sino en todos los municipios norteños.

Le atribuyen también operaciones políticas en la lucha por la dirigencia de las asociaciones ganaderas y hasta aseguran que su grupo político es el que mueve el pandero en las sindicaturas rumbo a las elecciones de síndicos.

Lo que si es cierto es que se ha ganado la confianza del gobernador Quirino Ordaz, quien le encarga tareas de apagafuegos como la reciente negociación para levantar el bloqueo de la carretera Los Mochis-San Blas que efectuaron los indígenas del 5 de Mayo y al menos en Ahome y Guasave donde gobiernan los alcaldes emanados de Morena, Billy Chapman y Aurelia Leal, tiene que operar con mucha discreción.

Trasciende que directivos de Morena empiezan a investigar denuncias que les llegan de que los planteles educativos, al menos la UAIS, Conalep y Cobaes, han sido tomados como refugio de políticos desahuciados que les llegan sorpresivamente de directores, coordinadores, personal por honorarios, o mejor dicho simples “aviadores” que les llegan de repente a engrosar las nóminas y sin que tengan el perfil adecuado para los puestos que vienen a ocupar. No descartan posibles manifestaciones durante la visita de AMLO a Sinaloa.

Se quejan de que en las escuelas hay muchos maestros y trabajadores administrativos que tienen años, por no decir décadas trabajando, que están bien preparados y, sin embargo, nunca les dan la oportunidad de ascender porque los únicos que entran son los recomendados, amigos, familiares y compadres de políticos encumbrados. Como muestra de la politización de los planteles, dicen que durante la pasada elección un alto ex funcionario del ayuntamiento operó desde la UAIS la compra de votos para los excandidatos priistas.