Opinión

Se propone pero no se obliga

Por: Filiberto Inzunza

Promesas y desengaños, venga de donde venga. Se ofrece, pero no se comprometen. Se propone, pero no se obliga. Eso es lo sucedido en las autoridades municipales y el pueblo. Recientemente se dijo que se rehabilitaría el Centro Recreativo Los Mezquites, un lugar de esparcimiento para las familias. Máxime en estas fechas de vacaciones, en la llegada de Semana Santa.

Pero todo quedó en buenos deseos, como siempre. Ese parque sigue en las mismas.

Con sus tolvaneras que se maldicen, no hay un riego por sus cortas avenidas. Lo mismo sucede con la acumulación de basura.

No se han pintado los pequeños enseres que se tienen, como son sus bancos, mesas y asadores. El mal olor cunde, pestilencia, espacios nauseabundos. Lo mismo en los servicios sanitarios, hediondos. Lo único fue que se le llenó de agua al Dique. Eso refresca un poco las calurosas tardes de primavera.

Colofón. Y a propósito de barrus, yaflos, pirrinis, -traducción- “Tú y yo solos, bajo este azul cielo y en la arena”. ¡Ai´sí! Que las promesas no se eludan, se cumplan. En esta semana estuvimos por ahí, y constatamos la asistencia de infinidad de familias con sus hijos en plena diversión. Pero los automóviles en su ir y venir te llenan de polvo los alimentos.

Falta un poco de vigilancia, para una mejor seguridad. ¡Y es que del dicho al hecho sigue habiendo mucho trecho!