Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Se saluda el compromiso

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Frente a la ola de violencia que afecta a Sinaloa y particularmente al norte, el gobernador Mario López Valdez se comprometió como gobierno a procurar por todos los medios la restauración de la tranquilidad que, de algún modo, se ha perdido.

Buena señal es que el mandatario admita que la violencia se ha recrudecido en la entidad, porque en la medida en que se reconozca el problema, en esa misma medida se estará en condiciones de tener una visión clara que permita tomar las acciones correspondientes.

Pero mejor es aún, -no sólo lo anuncie, sino ponga manos a la obra- que a la mayor brevedad posible instrumente acciones contundentes y efectivas para, de una buena vez, contener los embates de la violencia que en los municipios del norte, parece no tener fin.

Ciertamente, como lo dijo López Valdez, de cierta manera los grupos delincuenciales, aunque no han amainado en sus agresiones, ni sus guerras particulares, se han replegado y su presencia en las calles, como ocurría meses antes, por donde se paseaban descaradamente, también se ha inhibido gracias a los contraataques de las corporaciones policiacas.

Seguir rescatando los espacios de los que se habían adueñado los hampones de toda laya, para reducir los índices de criminalidad a límites tolerables, es sin duda la tarea, entre otras, de las más importantes, pues sólo en medio de escenarios pacíficos Sinaloa podra imbuir confianza no sólo en la ciudadanía, sino en los sectores productivos para invertir en programas de desarrollo.

Lo que ayer prometió en Los Mochis, el gobernador Mario López Valdez, en el sentido de que en Ahome, El fuerte y Guasave, de las demarcaciones más golpeadas por los crímenes, se emprenderán programas enérgicos y especiales, seguramente la sociedad les dará la bienvenida, pues ya está harta de que los delincuentes hagan los que les pega la gana con la más completa impunidad.