Opinión

Seguridad Pública en México (una de tres partes)

SUSTANCIA SIN RETÓRICA
Avatar del

Por: Saúl Lara Espinoza

Hace poco más de 25 años que tengo como una de mis líneas de investigación científica y fáctica el tema de Seguridad Pública. En todo ese tiempo he escrito varios cientos de páginas sobre el mismo, tanto en el ámbito teórico como en el práctico. En 1996 publiqué una obra de siete tomos en la materia. Duré alrededor de cinco años escribiéndola.

De ese año para acá no he dejado de estudiar ni de escribir sobre esa línea de investigación. Cuando inicié con ella en 1989, me adentré no sólo en lo teórico, sino también en lo práctico. Ello me ha permitido estudiar y profundizar en varias disciplinas científicas vinculadas alrededor de la misma, incluido el comportamiento humano, desde los más variados puntos de vista, entre ellos el sociológico, antropológico y sicológico, disciplinas auxiliares de la Criminología. De tal manera que contamos con una vasta experiencia sobre la temática.

Además he escrito poco más de una decena de iniciativas de ley y de programas gubernamentales en la materia. Recuerdo claramente que participé muy de cerca en el proceso de creación de lo que fue la primera ley general, por las que se establecieron las primeras bases de coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública. He investigado en los hechos a dicho sistema y lo que envuelve al mismo.

Lo anterior viene a cuento, a raíz de la creación y puesta en marcha de la división policial llamada "Gendarmería". Ello me recordó que en el año 2009 presenté al presidente de la República un proyecto de iniciativa de reformas y adiciones a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como un programa integral en la materia. Fue exactamente el 24 de febrero de ese año. Se acudió a Los Pinos para hacerse entrega de ambas propuestas, aprovechando mi estancia en la Ciudad de México, a la que acudí para asistir a la Feria del Libro en el Palacio de Minería.

Recuerdo que dentro de esas propuestas iba la creación de una guardia civil nacional, con un enfoque ecléctico, a partir del modelo francés y español, pero adaptada a las condiciones y circunstancias particulares de México, incluidas su cultura e idiosincrasia.

Ese mismo día 24 de febrero del año 2009, encontrándome aún en la capital de la República, recibí una llamada a mi teléfono móvil. Era la secretaria particular del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien me dijo que por instrucciones del mismo me estaba llamando, a raíz de la propuesta hecha al presidente de la República. Me efectuó tal llamada con el propósito de concertar una cita con el suscrito. De tal manera que nos pusimos de acuerdo y se programó para una semana después, es decir, para celebrarse una reunión de trabajo los primeros días del mes de marzo de ese año, con su equipo de asesores.

Finalmente, la reunión se celebró en lo que fueron las oficinas centrales de dicha secretaría, ubicada por Constituyentes en la Ciudad de México. Los aspectos medulares o esenciales se los pasaré al costo en la próxima colaboración de esta serie temática, para luego continuar con el de fondo del mismo.

slarae@hotmail.com