Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Semana Santa roja

NUESTRA OPINIÓN

Aún con todos los programas preventivos, con los operativos de seguridad montados en Sinaloa y la atención que dieran los grupos de rescate y de auxilio, no se pudieron cumplir con las intenciones de terminar con una Semana Santa blanca. Murieron trágicamente 56 personas.

Ningún cuerpo policiaco pudo impedir que se registraran 19 homicidios en el estado, ni tampoco los de seguridad vial pudieron lograr que en accidentes automovilísticos perdieran la vida 31 personas, ni los cuerpos de socorro que murieran ahogadas 3 más. Otras 3 fallecieron por causas desconocidas.

Y es que a decir verdad, si no existe una corresponsabilidad de las personas con las autoridades para evitar pérdidas de vida y la escenificación de accidentes, difícilmente se podrá cumplir con una tarea tan importante como es la de la seguridad pública.

Algunos de los decesos ocurrieron precisamente por imprudencia, por no medir las consecuencias al exponerse al peligro en las carreteras y en los balnearios.

Sin embargo, algo que no ha podido someter todavía la autoridad, es a la delincuencia. Los homicidios se siguieron registrando como cualquier día. En este renglón, desafortunadamente sigue faltando algo. Los operativos, cualquiera que sea estos, dan al traste ante la presencia de grupos de sicarios que siguen sembrando el caos a lo largo y ancho de Sinaloa.

Si bien es cierto que muchas de las muertes fueron por causas de la imprudencia de las mismas gentes, otra tantas más se siguen registrando por esa ola de violencia que no ha podido mermar la autoridad.

Lo cierto es que sea por una causa o la otra, las estrategias, los programas y operativos montados por el gobierno, volvieron a fallar durante la Semana Santa que culminó dejando desgraciadamente de nuevo un saldo rojo.