Opinión

Sentimientos de la nación

Por: Marco Antonio Berrelleza

En 1813, José María Morelos y Pavón era el jefe principal de la revolución insurgente. A punto de cumplir 48 años, parte de Acapulco para Chilpancingo, con el fin de organizar el Congreso Nacional.

El Congreso se instaló el 14 de septiembre de 1813 e inició los trabajos con el examen del texto Los sentimientos de la Nación, de Morelos. Que la América es libre, e independiente de España y de toda otra Nación, Gobierno o Monarquía. Que los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, estén divididos en los cuerpos compatibles para ejercerlos; que la Patria no será del todo libre y nuestra mientras no se reforme el gobierno, abatiendo el tiránico, sustituyendo el liberal, y echando fuera de nuestro suelo el enemigo español.

Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, aleje la ignorancia, la rapiña y el hurto. Que las leyes generales comprendan a todos, sin excepción de cuerpos privilegiados y que estos solo lo sean en cuanto al uso de su ministerio. Que la esclavitud se proscriba para siempre, y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales, y solo distinguirá de un americano de otros el vicio y la virtud.