Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Sentir serenidad

Perfilando

En las pequeñas cosas es donde aprendemos a encontrar serenidad y paz. Ya sabemos que no hay fórmulas mágicas, ni nada parecido paras alcanzar la serenidad, o la felicidad en nuestras vidas. Lo más común es que cada uno busque libremente lo que quiere y desea hacer en la vida y en el tiempo que estemos aquí.

No podemos hablar ni escribir de una regla para tener Serenidad. Somos diferentes, unos desean grandes fortunas, otros encuentran la serenidad dedicando parte de su vida, su tiempo libre al deporte, es su pasión, otros al arte, otros a la familia, otros a la investigación, otros a la política, otros a ser papás o mamás, otros a tener amigos, a tener una buena charla, a pasar una tarde amable, todo y muchas cosas más te dan Serenidad, lo cual te indica que es algo personal y que cada uno de nosotros la define y la busca para sí mismo.

Hay que aprender a estar en paz contigo, aceptarte como eres, con tus virtudes, también con tus limitaciones. A veces hay que saber ser tolerantes y eso comienza contigo. A veces es agradable rodearte de personas serenas, porque te contagiarás, hay que tratar de amanecer con buen ánimo, así te veas al espejo y te asustes de lo feo o fea que amaneciste, mejor piensa: al ratito me compongo, me doy una manita, hay que hacer un alto y tranquilizar tu interior para poder ser sereno.

Según del diccionario, una persona serena es apacible, dulce en el trato, sosegada. Sin embargo ¿cómo ser serena cuando tienes muchos problemas? Personales, económicos, sociales. Pues es difícil en estas circunstancias, pero no nos podemos quedar ciclados en que no se puede, no es imposible, porque conocemos a muchas personas que lo logran, y ellos porqué pudieron, entonces nosotros también podemos.

La Serenidad te da muchas cosas a tu vida, un ánimo estable, una paz, calma interior que se refleja en tu exterior. Uno cree que las personas serenas tienen que ser impasibles, que nunca se enojan, que son apáticas y no es así. Si son más objetivas, no hacen tragedias de cosas sin importancia.

Yo pienso, todos quisiéramos tener Serenidad, esta virtud que se desaparece la mayoría de las veces ante un problema, perdemos el control, decimos cosas que después nos arrepentiremos, nos salimos de nuestras casillas, no sabemos qué hacer, ni que decidir. Si a alguien nunca le ha pasado, qué felices deben ser, tienen el dominio, tienen Serenidad.

Las personas serenas logran pensar antes de decidir y no están preocupadas ni tan ansiosas por lo que vendrá. Son personas que tienen más facilidad para disfrutar la vida, y piensan que con lucha y tesón pueden superar los problemas.

Tener Serenidad requiere mucho trabajo personal y tener en cuenta que hay que vivir el Hoy, el Ahora, con lo que tenemos, con lo real, ya sean años que no quisiéramos fueran tantos, o nada más pensando en lo que no tenemos y queremos, o en lo que tuvimos y ya no está. Mejor hay que ponernos en la realidad, que no nos gusta, pues así es, que nos muevan el tapete y no quiten la calma. Se dice que la Serenidad es sosiego, paz, autocontrol, tranquilidad, calma…..Es una actitud con esas cualidades ante cualquier acontecimiento, por contrario y complicado que sea. Es saber enfrentarse a las contrariedades y a la adversidad sin caer en la desesperación ni en la impaciencia.

Como diría una buena amiga mía: qué difícil ser buena, qué trabajoso es tener todo eso, y más. Es cierto, podría ser mejor no salir de la zona de confort, pero dejamos de crecer, nos quedamos estancados y para eso no estamos en el mundo. Nuestra meta es llegar al cielo y no solos, tenemos que llegar con nuestra familia, amigos y demás.

Hay que encontrar y obtener la Serenidad para crecer, madurar espiritualmente. La Serenidad comienza dentro de nosotros y así se refleja hacia afuera. Difícil y mucho, pero a tratar, a hacer la lucha. ///

margot_dow@hotmail.com